Para formar parte de la información

Fausto Masó

Alguna vez se marchaba semanalmente

Fausto Masó's picture

Sin la fuerza de los votos no saldrá Chávez del poder, pero al final quizá no baste con la fuerza de los votos. La Mesa de la Unidad Democrática dio el primer paso, reivindicar el valor del voto, pero le faltará en algún momento movilizar a un país frívolo, en el que demasiados quieren que otros dejen el pellejo en la lucha contra Chávez, mientras ellos envían sus hijos al extranjero. Imaginemos que los padres de Betancourt, Machado y Prieto Villalba se hubieran comportado así.

Primarias en septiembre; de 2011, claro

Fausto Masó's picture

La Mesa de la Unidad logró un acuerdo electoral para seleccionar a los candidatos unitarios; sin embargo, necesariamente el candidato presidencial de la oposición surgirá de un movimiento popular, de unas primarias. Los que critican a la Mesa olvidan la situación de la oposición el año pasado, quieren sacar a Chávez del escenario de un día para otro. Imposible...

Contando con los grandes y los micropartidos, los líderes del pasado y del presente, los de papel y los reales, los de la provincia y de Caracas, se logró este pacto electoral para septiembre.

Comando Harakiri

Fausto Masó's picture

En 24 horas la oposición saldría de abajo sin tanto trabajo con el Comando Harakiri. ¿Qué es el Comando Harakiri? Lean y lo sabrán. Hay miedo en el país, lo que se traduce en una avalancha de mensajes de Twitter. Por la calle preguntan, ¿qué hace la Mesa de la Unidad? ¡Ni una protesta!, se quejan.

Franklin Brito y la farsa cotidiana

Fausto Masó's picture

Por leer demasiadas novelas, Madame Bovary provocó la muerte de su esposo y sólo le quedó el suicidio para inventar una salida novelesca al ridículo. Se creyó una heroína romántica, confundió un caso de adulterio provinciano con un gran amor. Chávez practica el bovarysmo en política, imagina dirigir una revolución; imita gestos, palabras, de Gramsci, de Ludovico Silva, de Marx como si heredara una tradición revolucionaria; depende de su última lectura, de su descubrimiento tardío de un Orlando Araujo, por ejemplo.

La decisiva influencia de Giordani, por ahora

Fausto Masó's picture

Ningún fracaso disminuye la influencia de Giordani sobre Chávez, a quien no ha salvado de ningún atolladero, pero Chávez lo escucha reverentemente. Ambos son amigos sinceros. Giordani no gana ningún concurso de popularidad, hace chistes malos; no inventó bonos como hizo Tobías Nóbregas para que después del paro petrolero Miraflores pagara las nóminas. Jugando dominó, Merentes confesó que Giordani manda a pesar de que hunda las casas de bolsa. Hubiera sido bueno que Giordani no fuera un monje laico. Chávez adora a Giordani.

Más que unas elecciones

Fausto Masó's picture

Los últimos desencuentros de la Mesa de la Unidad ponen de relieve los límites de una alianza electoral. Con grandes esfuerzos se logró un acuerdo que costó más en Miranda que en otros estados. Pero no basta con ese pacto electoral. No contamos con un gran partido que se imponga en la oposición, tampoco con un líder indiscutible: a la hora de tomar decisiones se requiere consultar a una legión de organizaciones, algunas de papel.

Sangre, locura y fantasía

Fausto Masó's picture

¡Qué envidia Lula le despertará a Chávez!, el primero ha logrado lo que perseguía el segundo sin que el propio Chávez quiera enterarse de que el mundo ya se volvió multilateral, el mismo Bush había comenzado a abandonar el unilateralismo. En estos días Lula declaraba en España: “La economía brasileña es sólida porque la sociedad es sólida y participa en el mercado. Brasil ha aprendido a ser serio y ha entrado en un camino sin retorno”.

Chávez no menciona a la Mesa de la Unidad

Fausto Masó's picture

Chávez no insulta a la Mesa de la Unidad. La ignora, prefiere hablar de personajes de la cuarta república. Por algo será. Alimenta así su campaña del “no volverán”; quiere que la opinión pública crea que sus enemigos provienen del pasado. No reconocerá nunca que la oposición se ha unido. La seguirá acusando de ser un saco de gatos; nunca le dará la alternativa: arruinaría su discurso político. La prensa chavista destaca solamente a los políticos de oposición que hablan de postularse por su cuenta.

¡Piérdanle el miedo a Chávez!

Fausto Masó's picture

¿Quién anda más asustado?¿Quién duerme con la luz encendida, se desvela, padece taquicardia? ¿El Gobierno o la oposición? A Chávez lo consideraban más bruto que un arado; ahora lo toman por un superman inteligente, le buscan significados a cada una de sus palabras, las toman al pie de la letra como si fuera un Trotsky que dirigiera a los revolucionarios en la guerra contra los rusos blancos. Olvidan una cosa: Chávez convoca a los militares a luchar por el socialismo bajo la augusta bandera de aumentarles el sueldo un 40%.

Apostar a la derrota

Fausto Masó's picture

El éxito de la Mesa de Unidad Democrática seguirá dependiendo de cumplir los acuerdos firmados a finales del año pasado, estrictamente. A cara descubierta, algunos están jugando de manera hipócrita a la derrota, para después jactarse de que no se obtuvo una victoria total por no haberlos incluido a ellos, a dedo, en listas o en circuitos. Por Internet, sus seguidores envían mensajes amenazando con no votar por los candidatos de la oposición. Estupidez electrónica. La mesa ha logrado mucho, pero no lo suficiente.

¿El Inca Valero es como tú?

Fausto Masó's picture

Claro que no. Todos somos personas decentes, son otros los que golpean a las mujeres. Al precio con frecuencia de una vida desgraciada los boxeadores venezolanos compran su gloria, a los peloteros los protege el deporte organizado; aunque a menudo estén destinados a morir en la miseria, muchos adolescentes en los barrios seguirán soñando con ser otros Inca Valero, con la gloria y con el poder. ¿Qué más?

El margen de Chávez

Fausto Masó's picture

¿Ondea una bandera blanca en el palacio de Miraflores? ¿Pacta Chávez la rendición en los momentos en que controla las instituciones del país? Ni Chávez ni Fidel Castro reconocerán con una sonrisa la eventual victoria de la oposición en septiembre, les quedan cartas bajo la manga. Las utilizarán. El juego no se acaba hasta que se acaba. No hay ni que cantar victoria ni juzgar a Chávez invencible; mejor prepararse para tiempos difíciles. Chávez mueve sus fichas: ya la Sala Constitucional afirmó que se reservará la decisión final en ciertos temas electorales.

El tango de siempre

Fausto Masó's picture

Cierre los ojos. Ábralos en 1989, o en 1979. Comprobará que ocurría lo mismo que hoy sucede, solo que para esa fecha usted no adivinaba el abismo hacia el que avanzábamos a paso de vencedores. Por esos años, emprendimos con éxito la tarea de destruir AD, Copei y el MAS. Como en aquellos tiempos ahora a nuestros pobretones partidos de la mesa hoy los están pulverizando con la ayuda de Chávez, claro.

Septiembre comienza en agosto

Fausto Masó's picture

Según El País de España, Estados Unidos tendrá una base militar en Río de Janeiro para combatir el narcotráfico, similar obviamente a las bases colombianas. ¿Qué dirá Chávez? Además, si Dilma Roussef pierde las elecciones de agosto el respaldo internacional a Miraflores disminuirá, la alianza entre Chávez y Lula ha sido el verdadero sostén del chavismo y entre ambos han controlado la OEA, sólo que el desarrollo de Brasil representa un triunfo capitalista y el surgimiento regional de una potencia hegemónica que en otra época asustaba a la izquierda venezolana.

Anatomía de un instante

Fausto Masó's picture

Más allá de los inevitables y necesarios análisis jurídicos, o de las interpretaciones psicológicas sobre la desesperación de Chávez, la detención de Zuloaga, Azuaje y Álvarez Paz obliga a encontrar una respuesta eficaz a esas arbitrariedades, a una política derrotada en el caso de Zuloaga por la presión internacional. Hay que votar, pero no conformarse con votar sino interpretar las próximas elecciones como una importante batalla.

Renacoco

Fausto Masó's picture

Como Chávez perdió las elecciones en Táchira, le dio la patada a la mesa. Está olvidando que tanto va la pata a la mesa que se rompe; la pata, claro. Además, en vivo y en directo los tachirenses compararán a partir de ahora las autoridades legítimas con las espurias. Miraflores intenta exasperarnos con los “exprópiese”. Puro aguaje barato. Volvieron la General Electric y Chevron por la puerta grande. El gobierno actuó con la misma sensatez que cuando encargó construir el viaducto de la Guaira a una gran empresa venezolana.

Descacharrante

Fausto Masó's picture

¿Hay vida más allá de la Mesa de la Unidad? No, pero algunos quieren reventarla. Hasta ahora ha funcionado con admirable prudencia, incorporando sabiamente a sus enemigos, a esos que lanzan nacionalmente candidatos para sembrar discordia. En la Mesa participan partidos que desaparecerán después de les elecciones de la Asamblea, marchan al matadero sin quejarse. A la Mesa le tocará en estos días abrirle las puertas a los independientes; no cabrán todos. María Corina y otros han aceptado las reglas de la unidad y lanzaron su candidatura en los circuitos donde habrá primarias.

Si no pueden con Yoani Sánchez… ¿Para qué vino Ramiro?

Fausto Masó's picture

Las mejores mentes en Caracas descifran el enigma: las razones por las que Chávez lo presentó a la prensa como su nuevo importado. ¿Tendrá una novia Ramiro en Caracas? Jamás, un revolucionario no cae en esas frivolidades. Especulemos, es gratis, no cobran por hablar. A continuación reproducimos la sabiduría de varios sabios de café con leche.

No hay nada qué decir

Fausto Masó's picture

Cualquier cosa que se diga sobre la crisis eléctrica es llover sobre mojado, sólo ignoraremos las horas en que nos quedaremos sin luz. El futuro se aclaró: Chávez no gobernará para siempre y quizá ni siquiera quiera terminar su período. Haga lo que haga, y al hombre le sobran recursos, agotó su capital de buena suerte; apenas le queda un privilegio: escoger su final.

Chávez no manda

Fausto Masó's picture

Hay más de un chavista con cara de preocupación, el famoso porta avión electoral perdió navegabilidad. Miraflores quiere candidatos del PSUV, blindados contra las tentaciones de la talanquera y, como en las películas del oeste, forma un círculo para rechazar el ataque de los indios piel rojas. Miraflores no pudo evitar el despelote de la electricidad, a pesar de que sabía la oscuridad que se avecinaba; ordenó tomar medidas, pero Chávez no manda. Lo sé por una fuente inmejorable, un sabio de café con leche, de esos que al tomar tres tacitas se les prende el bombillo.

¿Qué pasó el miércoles al anochecer?

Fausto Masó's picture

Nunca está más oscuro que cuando no vuelve la luz. Esta semana Chávez sintió un abismo bajo sus pies, supo que el socialismo de la manguangua lo estaba reemplazando el de la escasez, la inflación y la oscuridad. La suerte se agota, claro. La tarde del miércoles comparaba por televisión el racionamiento eléctrico con la dieta para un obeso y a las pocas horas suspendía el racionamiento. ¿Por qué? Un ministro cargó con culpas ajenas porque Miraflores lleva años recibiendo advertencias de funcionarios chavistas sobre la crisis que se avecinaba.

La invencible inseguridad

Fausto Masó's picture

La inseguridad en Venezuela recuerda lo que ocurre en las ciudades en tiempos de guerra, cuando un ejército se retira y el invasor todavía no ha ocupado la plaza: comienza el saqueo de supermercados, joyerías, tiendas, casas. Hoy el ladrón de carro se dedica al secuestro express donde corre menos riegos y cobra en 24 horas, el que arrebataba collares roba viviendas, las bandas inventan nuevas modalidades como asaltar edificios, vagones del metro, espectadores de cine. El delito obedece a las leyes del mercado: aumenta el que exige menos esfuerzo y rinde más.

Rafael Caldera

Fausto Masó's picture

La muerte tiende un manto de condescendencia sobre los desaparecidos y comienza así el proceso de falsificación histórica. En realidad habría que hablar de los muertos como de los vivos, con la misma dureza o la misma admiración. Caldera fue además un luchador que no daba cuartel y poseía un gran sentido del poder, no es extraño que se granjeara tantos enemigos, representaba un estilo de hacer política poco frecuente, una personalidad que no abunda en el país.

¿Dónde están los amigos?

Fausto Masó's picture

Por estos días el Presidente de Venezuela sintió el peso de la soledad, el sentimiento que tarde o temprano domina a los líderes de los pequeños países cuando comprueban que en política internacional no hay amigos sino intereses.bChávez ha llegado demasiado lejos, movido por una audacia desmesurada, ha pretendido influir hasta en Malawi. La velada amenaza de Hillary Clinton sobre las relaciones con Irán hay que tomarla en serio, sus palabras las respalda el poder de la primera potencia del mundo.

Pura envidia

Fausto Masó's picture

En estos días cuando Chávez como el aprendiz de brujo desató un incendio financiero, mientras en Uruguay y Chile celebran elecciones en un ambiente de paz, en Caracas las casas de bolsa y bancos luchan contra los rumores, para que los depositantes vuelvan a la sensatez. Hasta ahora el Gobierno sólo consiguió arruinar los planes de Nelson Merentes para acercar el dólar Cadivi al dólar permuta. En Chile y en Uruguay redujeron real y permanentemente la brecha entre pobres y ricos, sin obligar a los empresarios a salir corriendo.

Pages