Caricaturistas mundiales se reivindican como los guardianes de la democracia