Los trabajadores petroleros denuncian criminalización de la protesta