Para formar parte de la información

Gastronomía

Dos ideas científicas para potenciar los beneficios del sofrito

Dos ideas científicas para potenciar los beneficios del sofrito

Raro es el plato de la cocina española que no empieza por hacer un sofrito –casi siempre, aceite de oliva, tomate, ajo y cebolla– que se convertirá en la base de la receta y al que después se le incorporan más elementos. Pues bien, someter a una cocción más larga –unos 60 minutos– y a temperatura más suave e incorporar cebolla a esta salsa tradicional de la dieta mediterránea estimula la producción de moléculas saludables por su gran capacidad antioxidante.

Pages