7 tips saludables para la cocina diaria


Alimentarse bien no implica a comer platos insulsos. Siguiendo estos consejos, será muy simple cambiar algunos hábitos para evitar calorías y grasas innecesarias, sin resignar sabor.

Tengamos en claro una idea sencilla: cualquier plato puede tener menos calorías y grasas que lo habitual. Este dato no es para que te vuelvas loco sino más bien para que, con tranquilidad, comiences a desterrar los malos hábitos de la cocina. Es posible mejorar la alimentación diaria sin resignar sabor.

Todo empieza en el supermercado

Llená tu chango de alimentos frescos, es decir: frutas, verduras, hortalizas y legumbres. Decile no a los precocidos, a los snacks, a las gaseosas, a los jugos con azúcar y a las golosinas.

Métodos de cocción saludables

La clave es no alterar demasiado las propiedades de los alimentos y evitar añadirles grasa. Para esto hay cinco buenas técnicas: al horno, al vapor, al microondas, en papillote o a la plancha.

Vajilla antiadherente

Sea cual sea el método de cocción que elijas, minimizar el uso de aceite o manteca al cocinar es imprescindible. Sartenes y asaderas de hierro fundido, esmaltadas y antiadherentes, permitirán evitar las grasas sin que tus comidas se peguen. Si fuera necesario, podés usar un poco de rocío vegetal.

Sales bajas en sodio

Si vas a utilizar la sal común, se recomienda no exceder una cucharatida diaria. Como respectar esta medida puede ser difícil para muchos, es recomendable utilizar sales como Genser Sabores, que contienen un 70% menos de sodio que las sales de mesa y se consiguen en tres variedades. La opción “con Finas Hierbas” combina bien con cualquier plato que prepares. También podés usar Genser Clásica, que no es saborizada y tiene un 66% menos de sodio.

Harina y arroz integral

En pizzas, panes y pastas caseras, reemplazá la harina común por harina integral, aunque sea en la mitad de las proporciones. Vas a añadir a tu dieta 12 gramos más de fibra por taza e incorporarás más vitaminas B, zinc y magnesio. Lo mismo con el arroz.

Granos y vegetales en lugar de carne

Hay maneras de lograr que ciertos platos con carne picada, como el pastel de papas o las hamburguesas, sigan siendo lo que son, pero sin inclinar demasiado la balanza de calorías. Una idea es añadir, en lugar de carne, granos enteros, vegetales en dados u hongos para hacer crecer el tamaño de las porciones. La proporción perfecta es de una taza de granos o verduras cada medio kilo de carne.

Desgrasa tus comidas

Ya sea en caldos o carnes, conviene siempre prepararlos un día antes y esperar a que la grasa se solidifique para poder retirarla fácilmente antes de volver a calentar los platos.

Fuente: Planetajoy

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal