Esta es la mejor manera de conservar pimientos verdes

Esta es la mejor manera de conservar pimientos verdes

Todos sabemos que los pimientos frescos son buenos para nosotros, ya sea cocidos o crudos, pero ¿cuál es la mejor manera de conservarlos? Si encuentras una buena oferta o simplemente quieres obtener lo más que puedas de uno o dos pimientos que utilizas periódicamente en tus recetas favoritas, conservarlos adecuadamente puede extender su vida útil, preservar su valor nutricional y ayudar a retener su sabor.

Instrucciones

1.- Selecciona pimientos verdes que no tengan manchas ni golpes. Las mejores opciones son frutos firmes de piel suave y tallos intactos. Los que son blandos con manchas oscuras están empezando a pudrirse y tal vez ya lo estén por dentro, así que no los compres aunque pienses usarlos inmediatamente.

2.- Almacena los pimientos verdes, si los vas a usar en el corto plazo, en el cajón para verduras de tu refrigerador. Para asegurar que haya un buen flujo de aire, retíralos de la bolsa de plástico o envase en que los entregaron cuando los compraste. Con una refrigeración adecuada, un pimiento sano debería durar de tres a cinco días en el refrigerador.

3.- Guárdalos hasta un mes en el congelador. Si se los congela apropiadamente, los pimientos deben retener su sabor y color durante un mes. Lava y retira las semillas de pimientos frescos para que estén listos para congelar. Se los puede congelar enteros o en rodajas.

4.- Conserva los pimientos durante períodos prolongados blanqueándolos y luego congelándolos. Blanquearlos garantizará una buena retención del color y del sabor. Coloca pimientos lavados, sin corazón ni semillas en agua hirviendo durante dos a tres minutos y luego congélalos. Se los puede congelar enteros, cortados por la mitad, rebanados o picados.

5.- Usa un deshidratador para secar grandes cantidades de pimientos para la conserva a largo plazo. El pimiento seco se usa en muchas mezclas de cenas preparadas y se reconstituye bien. Prepáralos limpiándolos, quitándoles el corazón y las semillas, luego cortándolos en pedazos grandes y colocándolos en el deshidratador. Sigue las instrucciones del fabricante en cuanto al tiempo de secado. Según el modelo del deshidratador que uses, tal vez tengas que girar las bandejas una o dos veces.

Fuente: Ehowenespanol

EA

Categoria: