Estas son las características de un excelente barista

Estas son las características de un excelente barista

A los factores que intervienen en el preparado de un café les llaman las 4 M. La primera se refiere al molino, que debe poner amplias posibilidades al alcance del profesional. Luego el barista se aboca a elaborar la mezcla correcta. Después el tema para un buen resultado es la máquina con la cual se prepare el café, y, por último, está la mano, que expresa el conocimiento, entrenamiento, práctica y la correcta utilización de la máquina.

¿Qué es un barista?
La organización mundial lo define como “el profesional especializado en el café de alta calidad, que trabaja creando nuevas y diferentes bebidas basadas en él, usando varios tipos de leches, esencias y licores, entre otros”.

También se sabe que es responsable de presentar el café y las bebidas que lo contienen, y una de las últimas y mayores expresiones de buen saber es el denominado arte del latte, que se refiere a los diseños que se conciben en la propia taza, sobre la espuma, lo que también ha pasado a ser motivo de apasionados concursos.

En otras palabras, el barista es el sommelier del café por excelencia. Así como hay sommeliers de vinos, el café también tiene sus propios especialistas.

Los baristas tienen la habilidad de preparar un café que sea a su vez exquisito y se vea hermoso. Crean una bebida que los hace sentir orgullosos y le brindan su “toque” personal.

Estos profesionales encuentran en el café algo que los emociona, los estimula a mejorarlo, a aprender más y a demostrarlo cada día. El hecho de preparar un exquisito café y hacer latte art, no es suficiente para ellos.

Pero, tal vez, necesita mucho más. También ha de conocer y estudiar sobre el café, para poder transmitir sus conocimientos en una conversación como conocedor del producto con el que trabaja, su procedencia, los varietales y procesos, la calidad, el nivel de tostado y frescura, además de los atributos que ofrece en la taza.

Siempre desde una actitud de humildad
Un buen barista debe formarse continuamente y actualizar su conocimientos para poder defender y explicar todos las características del producto que está sirviendo. Estos conocimientos le ayudarán, además, a elevar el nivel de exigencia a la hora de valorar los cafés con los que trabaja.

Al ser un conocedor, debe saber cómo tostar con un grupo de baristas locales, o descubrir excelentes cafés como parte de un grupo de catación. Y sin importar qué sea, debe encontrar una pasión y seguirla, esto es lo que le hará diferenciarse.

El barista, asimismo, debe dominar todos los aspectos técnicos referidos al equipo con el que va a preparar el café, ya sea de tipo espresso, filtro… Por ello deberá comprender el punto de molienda, la dosificación y la forma de extracción correcta para los diferentes modos de preparación.

La leche
Son muchos los bebedores de café que prefieren acompañarlo con leche, de allí que sea vital entender su papel. Las máquinas que salieron al mercado para entregarnos en nuestra casa un espresso profesional, rápidamente le añadieron el elemento que permite la incorporación de la leche, que viene con la siempre tentadora espuma.

La espuma también tiene su porqué
Evita que se forme la desagradable nata. Esa leche espumosa en los bares se consigue con lo que se denomina la lanceta, ese pico largo que el barista introduce dentro del jarrito.

Finalmente, el especialista debe, además, conocer el PH del agua con la que va a preparar su café, pues esto incidirá decididamente en el resultado final de su tarea.

Como en casi toda actividad, existe el World Barista Championship, donde los campeones de cada país se reúnen anualmente para elegir el mejor entre los mejores. Hay diferentes especialidades, que básicamente son: catadores, preparaciones con bebidas espirituosas y el arte del latte del que antes hablamos.

Fuente: Cocina y Vino

AM

Categoria: