Mermelada de tomate casera

Mermelada de tomate casera

De nuevo vuelvo a dejar claro que soy un autentico amante de las mermeladas caseras, en esta ocasión con una deliciosa y diferente mermelada casera de fruta, como es la de tomate.

El tomate es una fruta?

Pues si, el tomate es una fruta, al menos botánicamente hablando.

Y es que aunque estamos acostumbrados a comerlo en ensaladas, aliñados o utilizándolo para elaboraciones saladas, como cualquier verdura, el tomate es en realidad una fruta, puesto que es el fruto de una planta y en su interior se encuentran las semillas.

Por lo que aunque en nuestra alimentación lo pongamos en otra categoría, el tomate no te equivoques... es una fruta.

Y además una fruta con muy pocas calorías, por lo que nos vendrá estupendamente para realizar esta mermelada.

Espero que tras la pequeñísima clase de botánica disfrutes ahora con la receta de esta estupenda mermelada, que te servirá tanto para un desayuno como para un entrante.

Como verás es muy polivalente... como el propio tomate.

Ingredientes

600gr. de tomates pelados

150gr. de azúcar blanca

150gr. de azúcar morena

2 clavos de olor

½ cucharadita rasa de canela (opcional)

50ml. de zumo de limón

Elaboración

Tradicional

Primero escaldamos los tomates para poder pelarlos. Para ello pondremos en una olla agua a hervir y cuando este hirviendo introduciremos unos segundos en ella los tomates. Veremos que la piel se agrieta y será más fácil pelarlos.

Una vez pelados, los troceamos y pondremos en una cacerola (mejor que sea alta, para evitar salpicaduras) junto con el resto de ingredientes y llevaremos a fuego medio, removiendo de vez en cuando, durante unos 30 minutos aproximadamente.

Dependerá de lo espesa que nos guste la mermelada, del tipo de tomate…

Para comprobar la textura que tendrá, podemos meter un platito en el congelador y una vez frío verter con una cucharita un poquito de mermelada en el.

La mermelada se enfriara rápidamente y nos dará una muestra de cómo quedara una vez fría (recordar que cuando enfría espesara mas). Si nos gusta la dejaremos así y si la queremos más espesa la dejaremos unos minutos más al fuego hasta que nos convenza la textura.

Si la quieres más fina y sin trozos, cuando la retiréis del fuego, puedes pasarle la batidora.

Verter en los botes, se cierran y se ponen con el tapón para abajo hasta que estén completamente fríos para que hagan el vacío y duren más tiempo. Así te durará bastante tiempo.

También puedes ponerlos cerrados en una cacerola, cubiertos de agua, al fuego unos 20 minutos desde que comience a hervir y os durara más de un año.

Esta mermelada es ideal para comerla untada en una rebanada de pan con mantequilla o queso de untar.

Preparación

Primero escaldamos los tomates para poder pelarlos. Para ello pondremos en una cacerola agua a hervir y cuando este hirviendo introduciremos unos segundos en ella los tomates. Veremos que la piel se agrieta y será más fácil pelarlos.

Una vez pelados, los troceamos y pondremos en el vaso junto al resto de ingredientes y programaremos durante 30 minutos, 100º de temperatura y velocidad 2.

Pasado el tiempo comprobamos la textura que tiene.

Para comprobar la textura que tendrá, podemos meter un platito en el congelador y una vez frío verter con una cucharita un poquito de mermelada en él.

La mermelada se enfriara rápidamente y nos dará una muestra de cómo quedara una vez fría (recordar que cuando enfría espesará más). Si nos gusta la dejaremos así y si la queremos más espesa programaremos 10 minutos más, 100º de temperatura y velocidad 2, sustituyendo el cubilete por el cestillo, para favorecer la evaporación del liquido.

Una vez terminada si la queremos más fina y sin trocitos, retiraremos los clavos de olor y trituraremos unos segundos en velocidad progresiva 5-7-10.

Verter en los botes, se cierran y se ponen con el tapón para abajo hasta que estén completamente fríos para que hagan el vacío y duren más tiempo. Así te durará bastante tiempo.

También puedes ponerlos cerrados en una cacerola, cubiertos de agua, al fuego unos 20 minutos desde que comience a hervir y os durara más de un año.

Esta mermelada es ideal para comerla untada en una rebanada de pan con mantequilla o queso de untar.

Fuente: La Dulce Pasión de David

LR

Categoria: