¡Muy fácil! "Cuscús" de brócoli con huevo a la cúrcuma

¡Muy fácil! "Cuscús" de brócoli con huevo a la cúrcuma

Diría que siempre tengo brócoli en la nevera, pero mentiría porque en cuanto lo compro tardo entre poco y nada en devorarlo. Pero sí forma parte habitual de mis comidas semanales y tenía ganas de cambiar un poco la forma de prepararlo. Este falso cuscús de brócoli con huevo a la cúrcuma es una deliciosa variación del original de coliflor que ya os hemos enseñado varias veces, sencillo y muy versátil.

La base es muy simple: solo hay que triturar o rallar los ramilletes de brócoli para dejar una textura similar al cuscús y saltearlos. A partir de ahí os podéis complicar todo lo que te apetezca, con más o menos especias, alguna salsa, verduras o frutos secos, etc. En este caso he sido bastante minimalista para una cena muy rápida que queda coronada con un huevo escalfado teñido del bonito color de la cúrcuma.

Ingredientes

Para 1 personas

Brócoli pequeño 1
Jengibre fresco al gusto 1
Diente de ajo pequeño 1
Vinagre de Jerez 5 ml
Zumo de limón 5 ml
Ralladura de limón (ajustar al gusto) 1
Semillas de alcaravea una cucharadita
Comino en grano una cucharadita
Tomillo seco al gusto
Huevo 1
Cúrcuma molida dos cucharaditas
Pimienta negra molida
Sal
Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer falso cuscús de brócoli con huevo a la cúrcuma

Dificultad: Fácil
Tiempo total 25 m
Elaboración 5 m
Cocción 20 m

Cortar los ramilletes del brócoli y las hojas. Por favor, nada de tirar el tronco, se puede aprovechar en cremas y sopas o incluso cocer al dente al vapor, o asar en el horno con otras verduras. Si se corta la parte más leñosa de la base se descubre un interior tiernos delicioso.

Lavar con suavidad los ramilletes y las hojas, escurrir y picar con un procesador de alimentos o picadora. También se puede rallar o picar a lo bruto con un buen cuchillo -y mucho cuidado-. Hay que obtejer una textura granulada muy fina, como el cuscús real.

Calentar una sartén antiadherente y tostar ligeramente las semillas de comino y alcaravea. Añadir un poco de aceite con el jengibre rallado y el diente de ajo picado. Dar unas vueltas hasta que se empiecen a dorar, a fuego medio, y agregar el brócoli con el tomillo. Echar también las hojas grandes del brócoli picadas, reservando las pequeñas (opcional).

Saltear un minuto, añadir el vinagre y el zumo de limón y remover bien. Salpimentar y saltear a fuego vivo unos pocos minutos más. Se puede dejar la textura que se quiera, pero no hace falta mucho tiempo de cocción. Reservar caliente mientras cocinamos el huevo.

Calentar un cazo con agua abundante y una o dos cucharaditas colmadas de cúrcuma, removiendo bien para que se disuelva. Llevar a ebullición, sin dejar que hierva a borbotones, y cocer el huevo escalfándolo según el método que uséis habitualmente. Los utensilios de silicona que hay en el mercado van bastante bien para no complicarse. Sacar pasados 4-8 minutos, dependiendo de cómo nos guste de cuajado.

Servir el falso cuscús de brócoli ajustando el punto de sal. Coronar con el huevo recién hecho y añadir una pizca de sal en escamas y pimienta negra recién molida. Acompañar con las hojitas de brócoli que hayamos reservado, en su caso.

Con qué acompañar el falso cuscús de brócoli

Ya he comentado que este plato de falso cuscús de brócoli con huevo a la cúrcuma lo preparé tal cual para cenar y solo lo acompañé con un yogur y fruta de postre, pero podría ser un primer plato de un menú más completo. Carne, pescado, legumbres, tofu... no se me ocurre un menú en el que este plato no pueda encajar. Para enriquecerlo y continuar siendo un plato único, podemos añadir frutos secos, cuscús real o una porción de legumbres cocidas y salteadas.

No olvides consultar nuestra sección especial de Recetas para completar el menú.

Fuente: Directoalpaladar

EA

Categoria: