No desperdicies nada, toma consejo con esta guía nutricional

No desperdicies nada, toma consejo con esta guía nutricial  EFE

La guía nutricional “Come sano y sabroso a bajo costo”, editada en formato digital por Farmacia SAAS y Fundación Bengoa como parte de la campaña Juntos contra la malnutrición, brinda útiles consejos para “sacarle el jugo” a los alimentos:

• Almíbar de dulces en frascos o en envases plásticos: Al terminar el dulce o mermelada no bote el almíbar restante; resérvelo en el refrigerador para usarlo como un sirop, al consumir frutas picadas o vierta en él media taza de agua y congele para hacer raspados.

• Restos de arroz y pasta: Mezcle con vegetales picaditos (ajo, cebollín y cilantro), queso, sal, pimienta y un huevo y fría en aceite hasta que estén dorados; además puede agregar restos de pollo o carne. Otra opción es preparar ensaladas mezclando la pasta o arroz con vegetales. Por último, puede licuar los restos hasta obtener una crema y emplearla para espesar sopas o añadirlos enteros al final de la cocción para enriquecer el caldo.

• Cáscaras de frutas cítricas, patilla, piña, melón y cambur: Use los cítricos para aromatizar el azúcar; no hay más que echar un pedazo de cáscara en un frasco con azúcar y esta tomará el sabor y aroma de la fruta, es excelente para la elaboración de tortas, postres y té aromatizado. Con todas las cáscaras puede hacer té: hiérvalas junto con especias, té negro o una mezcla de frutas para obtener un delicioso té que puede tomarse frío o caliente. Las cáscaras de piña y de parchita sirven para hacer compotas o chicha mezclándolas con arroz cocido.

• Dulce de cáscara: Use la concha de la patilla y la pulpa verde que queda pegada a ella para preparar un dulce similar al de lechosa: quite las partes más duras, cocine hasta ablandar, deje reposar, corte en tajadas y agregue melao de papelón. Lo mismo puede hacer con la parchita pero agregue algunas semillas al almíbar para darle más sabor.

• Conchas de papa: La próxima vez que pele papas no bote las cáscaras: colóquelas en una bandeja para hornear, rocíe aceite, limón, sal y las especias de su gusto y tendrá unos chips muy sabrosos. Es importante que antes de pelar las papas las lave bien con un cepillo para quitar toda la tierra e impurez as.

• Concha de plátano: Hierva hasta ablandar, deje que se enfríen y luego se desmechan con la ayuda de un tenedor. Prepare un sofrito de vegetales (como si fuera a hacer carne guisada) y agregue las conchas; cocine una o dos horas para que se integren todos los sabores.

• Restos de vegetales cocidos (coliflor, brócoli, papa, zanahoria, ocumo, yuca, batata, etc.) o carnes guisadas y embutidos sirven para preparar buñuelos: Prepare un puré y mezcle con huevos, harina de trigo, sal, pimienta, un poquito de leche o nata y una cucharada de perejil. Tome porciones con una cucharada sopera (para darles forma) y fríalos o coloque en una bandeja para hornear. Esta fórmula puede adaptarse a guisos sobrantes como mojito, carne mechada y pollo, en cuyo caso debe añadirse un poco más de harina o mezclar con puré de papas o yuca.

• Pan duro: Rocíelo con agua y hornee por unos minutos, quedará como recién hecho. También puede usarlo para preparar torrejas: corte en rodajas, humedézcalas en leche azucarada y luego páselas por huevo batido; fríalas en aceite caliente hasta dorar, escurra y sírvalas espolvoreadas con azúcar y canela en desayunos o meriendas. Por último, el pan viejo rallado le servirá para empanizar, mezclar con carne molida para albóndigas o hamburguesas, y para espesar sopas.

• Restos de queso y embutidos: Aproveche los restos de queso que se ponen secos: caliente en una olla hasta que se derritan, añada un poco de maicena y un poquito de leche; guarde en la nevera y utilice para acompañar pastas y arroz. También puede añadir hierbas y espesar para hacer una crema o salsa para pasapalos. Otra forma de aprovechar los restos de queso y embutidos es cortarlos en cubitos y usarlos en tortillas o revoltillos, en una ensalada de coditos o agregarlos a la pasta.

• Huesos: Antes de empezar a cocinar granos, coloque un hueso dentro de la olla; los pedacitos de carne adheridos se ablandan y se desprenden del hueso y le dan un magnífico sabor a los granos.

• Caldos y bases: Aproveche esas partes de los alimentos que normalmente desecha como huesos de carnes, hojas un poco marchitas por el frío (pero en buen estado), tallos duros y hasta la cáscara de algunas verduras para hacer un caldo que, además de ahorrarle dinero, le ofrecerá múltiples nutrientes y servirá de base para otras preparaciones.

NP
Por Informe21 / FL

Categoria: