¡Para seguir la dieta! Sorbete de fresa sin azúcar

¡Para seguir la dieta! Sorbete de fresa sin azúcar

Cuando se establece un régimen alimentario, representa un completo dolor de cabeza encontrar alternativas ideales para satisfacer los típicos antojos. Afortunadamente, existen múltiples recetas que son la salvación para los amantes de la vida sana. En esta ocasión, un rico sorbete llega para alivianar las ganas de algo delicioso.

Esta rica preparación es una opción completamente idónea para no romper la dieta. Elaborada sin azúcar, con la cremosidad del yogur y los excelentes sabores frutales del limón y su protagonista, la fresa.

El consumo de este fruto trae muchos beneficios para el organismo, entre ellos:

Son muy ricas en antioxidantes y compuestos de plantas, las cuales tienen grandes beneficios para nuestra salud, como el cuidar el estado de nuestro corazón y el control de azúcar en sangre.

Diversas investigaciones han determinado que las fresas tienen una acción protectora en la piel ante los rayos UV y reduce los daños que estos producen en el ADN de nuestras células.

Son una fuente de vitaminas del grupo B, tales como vitamina B6, la niacina, la riboflavina, el ácido pantoténico y el ácido fólico. También poseen una considerable cantidad de vitamina C.

Remedio natural para la vista y fiel potenciador del sistema inmunológico, son algunos de los atributos de este fruto, aunque también sobresalen por su efecto antienvejecimiento.

Por su bajo contenido calórico y su alto contenido en nitrato, son un buen aliado para las dietas de pérdida de peso. Ayudan a reducir el apetito, favorecen la circulación sanguínea y, además, son deliciosas.
Así que no debe dudarlo, ¡a disfrutar de un sano dulzor!

Sorbete de fresa sin azúcar

Ingredientes

600 gramos de fresas
1/2 taza de edulcorante líquido
2 cucharadas de jugo de limón
½ taza de yogur natural
Hojas de hierbabuena (opcional)

Preparación

Eliminar las hojas de las fresas y lavar estas bien. Llevar a una olla con agua y hervir durante 5 minutos. Retirar del fuego y escurrir.
Triturar las fresas en una licuadora o una procesadora de alimentos hasta obtener un jugo de buena consistencia. Colar para extraer las semillas.

Volver a colocar la pulpa en la licuadora junto con el edulcorante, el yogur y el jugo de limón. Procesar hasta tener una mezcla cremosa y homogénea.

Verter en un recipiente de vidrio y llevar al congelador durante una hora o hasta que endurezca. Es importante sacar constantemente el recipiente del congelador y mover un poco para evitar que se generen bloques de hielo en el sorbete.
Servir en vasos cortos o copas. Puede decorar con trozos de fresa y hojas de hierbabuena.

Fuente: Cocina y Vino

AM

Categoria: