Sardinas asadas. Cómo hacerlas en el horno de casa sin olores

Sardinas asadas. Cómo hacerlas en el horno de casa sin olores

Durante la temporada de la sardina fresca, es muy apetecible preparar unas sardinas asadas o a la parrilla, aunque muchas veces no lo hacemos por el temor a que se nos llene la casa del olor que desprenden al cocinarlas. Por ello, hoy voy a darte algunos trucos para que puedas prepararlas en el horno de casa sin que desprendan mucho olor y vivamos con él durante varios días.

Ingredientes:
1 kg. de sardinas frescas (aproximadamente 12 unidades)
1 kg. de patatas gallegas (tamaño mediano)
Sal (para la cocción de las patatas)
Para la limpieza del horno: agua y limón
1 Kg de sal extragorda, especial pescados a la sal (si las vais a preparar con la 2º opción). Sería muy parecido a la lubina a la sal

Preparación de las sardinas asadas

El éxito de la receta comienza ya en la pescadería a la hora de comprarlas. Escogeremos sardinas bien frescas y brillantes, con su característico color plata.

Los ojos no deben de estar hundidos ni con tonos amarillentos, y no deben de desprender un olor fuerte, síntoma de que ya llevan varios días desde su llegada al punto de venta.

Las sardinas tendrán un mejor sabor si las cocinamos enteras, sin eviscerar, igual que se hacen a la parrilla o al espeto. A la hora de comerlas, la parte de la tripa se retira sin dificultad, no os preocupéis por ello.

Asar sardinas es relativamente sencillo y en cuestión de 20 minutos las tendremos en su punto, sin más ingredientes que un poco de sal gorda.

Comenzamos por precalentar el horno. Lo ponemos en ‘calor total’ a 220º C, para que vaya cogiendo una buena temperatura.

Como he puesto en los ingredientes, utilizaremos patatas de tamaño mediano, para que estén cocidas en 20 minutos y podamos degustarlas al mismo tiempo que sacamos las sardinas del horno.

En una cazuela grande con agua y sal, llevamos a ebullición y añadimos las patatas enteras y con piel. Dependiendo del tipo de patata y del tipo de olla, estarán listas en más o menos tiempo.

El tiempo estimado sería entre 15-20 minutos. Lo mejor es ir pinchándolas con un tenedor o pincho, para comprobar si están cocidas por completo. Cuando estén listas, las escurrimos y reservamos en una fuente.

Asar las sardinas. Presentación final de las sardinas asadas

Mientras se cuecen las patatas, vamos a asar las sardinas. Para evitar los olores os voy a recomendar un par de trucos, que a mí me funcionan, pero tampoco son totalmente infalibles.

Ayudan y mucho para reducir el olor, pero no al 100 por cien, que quede claro.

Directamente en la bandeja del horno, esparcimos una buena cantidad de sal extragorda (especial para pescados a la sal, no sal gorda) uniformemente en toda la superficie.

Esta base de sal será de gran ayuda para reducir los olores del asado de las sardinas. Colocamos encima las sardinas y les añadimos el resto de sal por encima.

Introducimos la bandeja en la parte central del horno, bajamos la temperatura a 200º C y horneamos 20 minutos en total. A la mitad de tiempo (10 min.) les damos la vuelta, para que se asen por igual.

Hazlo con cuidado para que no se pegue la piel a la bandeja.

No te pierdas la sección especial de Recetario Informe21

Fuente: recetas de rechupete

CC

Categoria: