¿Una torta espejo? Te enseñamos a hacerlo

¿Un pastel espejo? Te enseñamos a hacerlo

Luego de ver en las redes sociales unas coberturas de colores brillantes para tortas en las que podías hasta mirar tu reflejo, me pregunté cómo era que lo hacían.

Como soy una persona que no se rinde al primer intento y busca la solución hasta encontrarla (mi familia puede dar fe de eso), comencé a investigar cómo hacer tortas con cobertura espejo.

Al final resultó ser algo muy sencillo y que todos, con más o menos habilidad, podemos lograr. Siempre y cuando tengamos todos los ingredientes, claro.

¿Quieres aprender a hacer algo así? Entonces lee lo que sigue y no dejes de tomar nota de los ingredientes.

¿Cómo hacer un pastel espejo?

Antes de comenzar con los ingredientes, quiero aclararte que la técnica de espejo que te voy a enseñar ahora se puede emplear en cualquier tipo de pastel o postre, pues es muy versátil. Sin embargo funciona mejor en tortas tipo entremet: pasteles redondos con varias capas que se cubren con una mezcla de mousse.

Hecha la aclaración, vayamos a la receta.

Ingredientes

1 torta
2 paquetes de gelatina sin sabor
180 centímetros cúbicos de agua
200 gramos de azúcar
200 gramos de glucosa o de jarabe de maíz
150 gramos de leche condensada azucarada
200 gramos de chocolate
Colorante de alimentos, cantidad necesaria

Preparación

Disuelve la gelatina sin sabor en 80 centímetros cúbicos de agua fría y reserva.

Hierve el resto del agua con el azúcar y la glucosa hasta que todo esté disuelto.

Retira del fuego y añade la gelatina.

Incorpora la leche condensada a la mezcla.

Vierte la mezcla caliente sobre el chocolate y deja que repose por 5 o 6 minutos.

Mientras esperas que tome la temperatura y consistencia adecuadas, remueve de vez en cuando.

Divide la mezcla en recipientes de acuerdo a la cantidad de colores que vas a usar y mantenlos calientes para que no se endurezcan.

Coloca el pastel sobre una superficie que esté cubierta con un film plástico o similar para facilitar la limpieza.

Esparce lentamente el glaseado caliente por sobre el pastel. Si deseas hacerlo de varios tonos, hazlo rápido para no darle tiempo a que se ponga duro y puedas cubrir una mayor cantidad de superficie.

Finalmente pasa una espátula sobre el glaseado para eliminar el exceso y dejarlo lo más plano posible.

Deja que repose antes de mover el pastel espejo de su sitio.

Es posible que requiera refrigeración antes de ser servido.

¿Te diste cuenta que hacer un pastel espejo no era tan difícil como parecía? No queda más que esperar que lo disfrutes. Verás que es delicioso.

Fuente: Vix

LR

Categoria: