Crónica de un fraude anunciado


Imagen de Carlos Peñaloza

Nicolás Maduro esperaba que la noche del 14 de abril subiría al empíreo cabalgando la sombra del caudillo de Sabaneta. Jorge Rodríguez le había prometido que con SMARTMATIC no podrían perder. Pero Maduro estaba razonablemente inquieto. Capriles rondaba cerca según las encuestas privadas de Jessy y Schemel, y por eso ordenó que no se publicaran. Jorge Rodríguez insistió que no debía preocuparse porque el sistema estaba blindado y la operación el remolque al final del dia pulverizaría a la Oposición tal como habían hecho el 7-O.
En aquellos momentos de euforia los confabulados contra la integridad del sistema electoral venezolano creían que todo estaba bajo control. Las denuncias de fraude que hicimos personas bien enteradas habían sido neutralizadas. El Grupo La Colina aun respiraba dentro de la MUD y al frente había un glorioso camino abierto a sus maquinaciones con los hermanos Castro. En esos sueños de grandeza para consolidar “El imperio de Fidel” (1) no había atisbos de derrota, solo un frenesí de poder total y absoluto. Venezuela seria otra Cuba y él, Maduro, sería el Virrey con aspiraciones a recibir el cetro de manos de Raúl.

Con esta seguridad Maduro no percibió que él era solo una “brizna de paja” en el vendaval. El huracán que se desataría de detectarse el fraude era imposible. Estaba equivocado. La trampa no estaba blindada pese a que mucha gente habia creído la historia de SMARTMATIC que el sistema solo transmite al final del dia y que no es bidireccional. Eso es un burda mentira para el consumo de personas que no conocen el área de inteligencia telemática ni las tecnologías de punta que existen. Telemática es la interrelación entre telecomunicaciones e informática. El sistema SMARMATIC y la CANTV constituyen un sistema telematico.

Esas falsedades que repetía SMARMATIC y el CNE fueron denunciadas pero el gobierno negó el hecho e hizo caso omiso a las acusaciones. Por su parte el Grupo La Colina ha defendido la posición del gobierno sobre este asunto y ha convencido a la MUD que el sistema de SMARTMATIC es honesto, seguro, confiable y blindado.

Dos semanas antes de las elecciones del 14A arribó a los EEUU un nuevo exiliado político huyendo de los cuerpos de seguridad del Estado venezolano. Se trataba de Christopher Bello Ruiz, un ingeniero electrónico experto en seguridad de sistemas de informáticos y en telemática. Ese ingeniero tenia una pequeña empresa privada que habia hecho varios trabajos secretos en los computadores de Diosdado Cabello. Uno de sus ultimas asignaciones fue un trabajo de chequeo ordenado por Cabello dentro de la red de computadores del CNE. En esa actividad Bello detectó la presencia de redes secretas utilizadas para enviar mensajes ilegales. Curiosamente estas redes secretas no incluían a los rectores del CNE y varios de los usuarios clandestinos estaban fuera de las instalaciones del CNE. Bello tomó nota de las claves para monitorearlas el dia de elecciones para denunciar el uso ilegal de información que se estaba haciendo.

Antes de las elecciones Cabello lo acusó de revelar información personal y dio instrucciones para que el SEBIN y el CICPC empezaran a investigarlo. Bello se enteró que le preparaban una “olla podrida” para desacreditarlo y meterlo a la cárcel y decidió salir del país. Este ingeniero se encuentra en los EEUU y esta solicitando asilo político. Christopher Bello posee información clasificada sobre un fraude realizado el 14A que hará estremecer no solo al CNE o al PSUV sino a toda Venezuela. Esa información esta a buen recaudo y será entregada a las autoridades norteamericanas en caso que a Bello o a mi persona nos ocurra algo a raíz de esta denuncia.

El CNE dice que las maquinas solo se envían los datos al centro de totalización en teleport luego del cierre de las mesas. Esa es la información que tienen ellos, pero como en el caso del el marido cornudo, son los últimos en enterarse. Esta transmisión se hace efectivamente al final de la elección, pero el secreto del fraude radica en la existencia de redes secretas entre las maquinas de SMARMATIC y un control central clandestino en Cuba cuya existencia desconocen los rectores del CNE. El dia de las elecciones ese sistema transmite secretamente en tiempo real a través de dos redes dentro de una intranet secreta que tiene un limitado y selecto numero de usuarios. La intranet es una especie de Internet privada que tienen los gobiernos y grandes empresas. Una de esas redes que transmite los paquetes de datos con información del voto en tiempo real. Durante el dia esos datos no van al CNE sino probablemente a Cuba. En una red ultra secreta un grupo de usuarios privilegiados, que no incluye a los rectores del CNE ni a sus gerentes, se comunican privadamente. Esa red “top secret” es la red cubana. En ella solo hay uno o dos venezolanos con capacidad de acceso.
A través de la “red cubana” se transmiten cada hora actualizaciones de los totales de la marcha de la elección. Uno de los usuarios es alguien en el comando de campaña Chavez. Esto implica que ese comando sabe cuantos han votado, como va la elección y cuantos votos lleva cada candidato. Con esta valiosa información secreta e ilegal ese comando puede tomar decisiones para asegurarse el triunfo al final del dia. Mientras se mantuviera el secreto el juego estaba en sus manos.

Christopher Bello el domingo 14 usando sus claves logró ingresar al sistema informático del CNE y monitoreo la red cubana obteniendo información sobre la marcha de la votación que me paso a mi durante el dia. Dada la importancia de hacer conocer esa brecha de seguridad del sistema y a la imposibilidad de denunciarla ante las autoridades del gobierno decidí hacerlas publicas a través de mi twitter @genpenaloza. En ese momento consideré que mi deber como ciudadano estaba por encima de la prohibición de difundir esa información antes del cierre. Obviamente una banda de tramposos tenia acceso a la información y era mi deber denunciar ese hecho ilegal.

Durante el transcurso del dia, hasta las 5 PM Capriles estuvo al frente en ese conteo. A esa hora su ventaja era del 3%. A partir de esa hora Bello me reportó que notaba una insólita explosión de votos de Maduro quien en pocos minutos paso adelante con casi 9% de ventaja cuando se habia contado 13.600.000 votos. A los pocos minutos hubo un avance noticioso en el cual Jorge Rodríguez visiblemente nervioso decía que ya había votado 13.600.000 personas y que el proceso marchaba bien. Como supo Rodríguez de esa cifra de votantes?

Poco antes del cierre de las mesas Bello me reportó que habia sido detectado por los sistemas de seguridad del CNE y que su acceso habia sido bloqueado. Por fortuna antes de desconectarse logró detectar que estaban reduciendo el margen de triunfo de Maduro que ahora era cercano a 2%.

El ing Bello esta iniciando los tramites para solicitar su asilo político y ofrece al Comando Bolívar acceso a la información que el tiene. Las pruebas de ese fraude están a buen resguardo. Espero que los directivos de ese comando se comuniquen conmigo a la brevedad posible. El caso de Bello se une ahora al de Anthony Daquin un ingeniero de sistemas exiliado político. Daquin también tuvo acceso a los sistemas del CNE y a los de cedulación e inclusive viajo a Cuba a entrenarse. Daquin esta exiliado en los EEUU y dio declaraciones en CNN antes de las elecciones. Este hecho causo alarma entre los cubanos que controlan el sistema. Ahora Bello confirma las denuncias que he venido haciendo desde hace mas de un año. Bello y Daquin están dispuestos a declarar ante técnicos del Comando Bolívar para dar mas detalles del fraude y presentar sus pruebas.

(1) El imperio de Fidel es mi libro sobre las injerencias de Castro en Venezuela en procura de apoderarse de nuestro petróleo. Esta a la venta en Tecnociencia y Las Novedades.General Carlos Peñaloza

Fuente: http://www.puestodecombate.org/

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios