¿Qué alimentos hay que evitar cuando una persona padece inflamación de articulaciones o Gota?


Es la inflamación de las articulaciones (rodillas, codos, tobillos) provocada por el depósito de sales de ácido úrico en los tejidos. Es una enfermedad hereditaria, que a veces se asocia con la obesidad, la diabetes o ambas. Afecta fundamentalmente a los hombres de edad media. Las mujeres sólo la padecen tras la menopausia.

La presencia de ácido úrico en el cuerpo aumenta por una deficiencia en su eliminación a través de los riñones o por un incremento de su producción y, a veces, por causas desconocidas.

La producción elevada se relaciona con la ingesta excesiva de alimentos ricos en purinas, que al ser metabolizadas por el organismo se transforman en ácido úrico.

La hiperuricemia (niveles anormales de ácido úrico en la sangre) se traduce en acumulación de cristales de urato sódico en las articulaciones, los tejidos blandos y los riñones.

En los ataques de gota agudos el dolor es intenso como consecuencia de la artritis o proceso inflamatorio de las articulaciones, que se tornan rojas, congestionadas, calientes y sensibles. Si estos ataques persisten, se desarrollan los llamados tofos gotosos (bolsas llenas de cristales de ácido úrico) y aparecen las lesiones deformantes propias de la artritis gotosa crónica.

Factores agravantes

- Obesidad.

- Transcurso de los años.

- Dieta inadecuada.

- Abuso de alcohol.

- Estrés y sedentarismo.

- Rápida pérdida de peso.

Recomendaciones generales

- Ejercicio físico regular.

- Descanso adecuado.

- Plan de alimentación moderado en proteínas (carnes, huevo, lácteos), rico en hidratos de carbono complejos (vegetales como papa, batata, choclo, arroz integral, panes integrales, pastas, etc.) y pobre en grasas no saludables (trans y saturadas: galletitas, fiambres, embutidos, vísceras, manteca, margarina, tapas de empanadas, etc.).

- Si es necesario, tratamiento medicamentoso indicado por el médico.

Selección de alimentos

En plan nutriconal normal, el aporte de purinas oscila entre 600 y 1000 mg. En la gota grave y avanzada se restringe entre 100 y 150 mg diarios.

Alimentos con alto contenido de purinas (100 a 1000 mg de purinas cada 100 g de alimento). Anchoa, arenque, sardinas, mejillones, consomé, caldos concentrados, carne picada, extracto de carne, fiambres y embutidos, vísceras, panes dulces.

Alimentos con moderado contenido de purinas (9 a 100 mg de purinas por cada 100 g de alimento). Carne, pescado y mariscos (excepto los del grupo 1), cereales integrales, legumbres (lentejas, garbanzos, porotos, soja, arvejas), cerveza, chocolate, infusiones (café, mate y té), vegetales como brócoli, cardo, coliflor, espárragos, espinaca, hongos.

Durante las remisiones se puede consumir 5 veces por semana una porción (hasta 90 g) de carne, pescado o pollo sin piel y una ración (1/2 taza) de vegetales de este grupo.

Alimentos con insignificante contenido de purinas. Pan blanco, galletitas de agua, fideos, arroz blanco, leche, quesos, huevos, frutas, nueces, aceite y vegetales (excepto los del grupo 2).

Además de elegir los alimentos que no te perjudiquen, seguir estos consejos:

- Eliminar el alcohol del plan nutricional.

- Salar las comidas con moderación.

- Aumentar el consumo de líquidos a 3 litros diarios, para ayudar a eliminar el ácido úrico y reducir al mínimo la posibilidad de formación de cálculos.

- Bajar de peso en forma gradual.

Formas de cocción

Si echas los alimentos enteros en agua hirviente van a retener las sustancias que te perjudican.

Por lo tanto, para facilitar el pasaje de las sustancias agresoras al medio de cocción, cuando hiervas vegetales o carnes debes hacerlo a partir de agua fría con el agregado de sal desde el comienzo. Incorporarlos a la olla picados o cortados en trozos pequeños y sólo después lleva sobre el fuego.

Fuente: Derf

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios