ABC: Trifulca entre Maduro e hijas de Chávez por La Casona


La pelea por La Casona, la residencia oficial del presidente de Venezuela y su familia, según reza en la Constitución, ha llegado a su capítulo más intenso desde la muerte del presidente Hugo Chávez hace ocho meses. Sus hijas siguen instaladas allí, lo que ha provocado diversos altercados con el actual jefe del Estado, Nicolás Maduro, y su mujer, Cilia Flores. Y es que el nuevo presidente venezolano no ha podido ocupar todavía esta residencia desde su toma de posesión el pasado 19 de abril. Maduro duerme algunas noches en el Cuartel de la Montaña, junto a la tumba de Chávez, para que el espíritu de su antecesor le inspire, tal y como ha reconocido en sus apariciones televisivas. Otras lo hace con la «primera combatiente» –como se acostumbra a llamar a su mujer Cilia–, en otra residencia oficial: La Viñeta.

Las hijas, Rosa Virginia y María Gabriela Chávez, con sus respectivas familias ya vivían en La Casona cuando Chávez era presidente, aunque no deberían haberlo hecho porque la ley se lo impedía al ser las dos mayores de edad y tener sus propios recursos. También por ley deberían haber desalojado la residencia presidencial desde el mismo momento en que juró el nuevo mandatario, Nicolás Maduro.

Sin embargo, ninguna de las dos hijas parece tener prisa por mudarse del que fue su hogar durante los últimos 15 años. Tiempo suficiente para acostumbrarse a los privilegios, la buena vida y el lujo de una mansión decorada con muebles caros, obras de arte y varias decenas de empleados, entre personal de servicio y miembros del cuerpo de seguridad.

Parece que las hijas de Chávez son alumnas aventajadas del viceministro para «la felicidad suprema», nombrado hace dos semanas, para dedicarse al gozo infinito del pueblo. Para ellas ha sido suficiente con usurpar los bienes e inmuebles de la nación, como si fueran propios. Maduro empieza a estar bastante molesto y ha ordenado ya que se trasladen a una de las casas de la urbanización Fuerte Tiuna donde viven altos cargos chavistas (miembros del gabinete, ministros, diputados, oficiales de las Fuerza Armadas bolivarianas) y donde también se ubica el Ministerio de Defensa.

La primera dama, molesta

Pero aún no se ha visto movimiento de mudanza por parte de las hijas de Chávez. Se presume que lo harán poco a poco, sin prisas, para mayor molestia de Cilia Flores, la nueva primera dama de la República Bolivariana, que ha hecho valer su posición desde que se casó oficialmente con Maduro en junio pasado. Parece ser que es ella la que más ha presionado a Nicolás Maduro para que ambos puedan disfrutar de La Casona.

Rosa Virginia, la hija mayor del difunto, tiene dos hijos con Jorge Arreaza, yerno de Chávez y designado por Maduro vicepresidente de la República. La relación conyugal parece que ha naufragado. Rosa Virginia se ha separado de Arreaza y lo ha echado de La Casona, según afirmaron fuentes solventes consultadas por ABC. Arreaza negocia alguna Embajada para alejarse del país y de Rosa Virginia. La segunda hija de Chávez, María Gabriela, es tan decidida y pragmática como su hermana mayor. Su cuenta de Twitter @Maby80 lo dice todo. Ha pasado de un romance a otro con la velocidad del rayo y le cuesta dejar la «dolce vita» que ha llevado hasta ahora. No se le conoce ninguna actividad profesional.

Lo cierto es que las hijas de Chávez han tenido desavenencias con Maduro. En un homenaje al fallecido, no figuraron en los actos que se le dedicaron en el Cuartel de la Montaña. Las hijas rechazan los esoterismos de Maduro cuando se refiere a Chávez, eso de que su espíritu se le aparece como un pajarito es difícil de digerir... pero no justifica que se eternicen en La Casona.

Fuente: http://www.abc.es/internacional/20131110/abci-maduro-hijas-chavez-201311...

AJ

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal