India exige a Pakistan una respuesta contundente


Los atentados de Bombay han hecho tambalearse los cimientos de la vida política india y sus consecuencias marcan las agendas internacional y nacional del país. Las relaciones con Pakistán y el llamamiento a la unidad nacional son las claves que maneja el Ejecutivo de Manmohan Singh para intentar frenar una crisis que amenaza con hundir a su partido, el Partido del Congreso, en las elecciones que se celebrarán en 2009.
La secretaria de Estado de EE.UU. llegará mañana a la capital financiera de la India para ofrecer más ayuda

Duelo entre estudiantes de la India

MIKEL AYESTARÁN | BOMBAY Martes, 02-12-08
Los atentados de Bombay han hecho tambalearse los cimientos de la vida política india y sus consecuencias marcan las agendas internacional y nacional del país. Las relaciones con Pakistán y el llamamiento a la unidad nacional son las claves que maneja el Ejecutivo de Manmohan Singh para intentar frenar una crisis que amenaza con hundir a su partido, el Partido del Congreso, en las elecciones que se celebrarán en 2009.
Confirmado por parte de la Policía el origen paquistaní de los terroristas, que se atrincheraron en dos hoteles de lujo y un centro de estudios judío durante sesenta horas y causaron 188 muertos entre los centenares de rehenes a los que retuvieron, el responsable de Exteriores llamó al jefe de la misión diplomática paquistaní en Nueva Delhi para exigirle «una respuesta contundente» ante lo ocurrido. El nuevo responsable de Interior, P. Chindambaram -que sustituye al recién dimitido Shivraj Patil-, aseguró que el Gobierno responderá «con determinación y resolución a las graves amenazas planteadas a la nación».
Unas palabras que de momento no son más que una declaración de intenciones ya que, según pasan las horas, aumentan las críticas contra el Ejecutivo por la falta de previsión para afrontar una crisis como la de Bombay. De momento, los cambios planteados son la creación de una Agencia Federal para luchar contra el terrorismo y la promesa de aumentar el número de efectivos y mejorar los medios de las fuerzas especiales.
La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, llegará mañana a la capital financiera de la India para ofrecer más ayuda -un equipo del FBI ya se encuentra sobre el terreno- e intentar mediar en la crisis abierta con la vecina Pakistán. «Es muy importante que se dé el más alto nivel de cooperación entre Pakistán y la India en este momento, y eso afecta a todas las instituciones», señaló la jefa de la diplomacia americana.
En Islamabad, como ha ocurrido desde el inicio de la operación terrorista, el primer ministro, Yousaf Reza Gilani, respondió de forma afirmativa a la petición de Rice y declaró que espera que este incidente no suponga el fin de las conversaciones de paz entre ambos países. Después de haberse enfrentado en tres guerras desde la partición de 1947, en los últimos cinco años Islamabad y Nueva Delhi se encuentran inmersos en un proceso de diálogo que desde el jueves pasa por sus momentos más delicados.
El BJP, beneficiado
Por otro lado, y siguiendo con la cadena de dimisiones de los últimos días, el jefe de Gobierno de Maharashtra, cuya capital es Bombay, Vilasrao Deshmukh, puso su cargo en manos de su formación, el Partido del Congreso, y dijo aceptar «la responsabilidad moral por los ataques terroristas». Diferentes agencias locales aseguran que en los próximos días seguirán produciéndose dimisiones.
«¿A quién han beneficiado estos sucesos? La respuesta es clara, al BJP -partido conservador, hoy en la oposición- y a los grupos radicales hinduistas».
Ram Puniyami, activista de derechos humanos y autor, entre otros, de «Terrorismo. Hechos versus mitos», considera que «el asesinato del jefe de la Brigada Antiterrorista del Estado de Maharashtra, Hemant Karkare, el jueves, es una de las claves que luego han quedado silenciadas por el secuestro de los hoteles, pero «ese hombre era clave en la lucha contra grupos los extremistas hindúes». Karkare dirigía la investigación sobre varios ataques llevados a cabo por estos grupos en los últimos años y fue asesinado el mismo jueves, convirtiéndose en una de las primeras víctimas de los terroristas. Su muerte ha levantado todo tipo de especulaciones sobre la autoría de los atentados.
Manifestación el jueves
Puniyami asegura que «en India, Pakistán es relacionado con la comunidad musulmana y por tanto este ataque tiene un efecto negativo en las relaciones entre las comunidades».
El primer día de la semana devolvió a Bombay su imagen habitual. Escuelas, tiendas y mercados, incluida la Bolsa, reabrieron sus puertas. Terminó la retirada de los últimos cuerpos del Hotel Taj Mahal, y los responsables del Oberoi piensan reabrir en un plazo de diez días. La ciudad se recupera y los ciudadanos se preparan para una gran manifestación el próximo jueves, una semana después de la matanza.

Fuente: http://www.abc.es/20081202/internacional-asia/nueva-delhi-exige-islamaba...

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios