Para formar parte de la información

Jorge Ramos Avalos

La Venezuela de Juan Pablo

Jorge Ramos Avalos's picture

No sé si han visto el cartucho de una bomba lacrimógena. Es del largo de dos manos juntas, metálico y comienza en una punta. Tiene cerca de dos centímetros de diámetro. La policía los suele tirar a un lugar vacío para esparcir el gas y ahuyentar a manifestantes. Bueno, uno de esos cartuchos fue disparado a corta distancia al pecho de juan pablo pernalete en caracas, venezuela.

EEUU, México, Venezuela, para quitar al presidente

Jorge Ramos Avalos's picture

Una de las cosas más difíciles en cualquier país es quitar de su puesto al presidente. Una vez que un mandatario llega al poder hay todo un sistema que se echa a andar para protegerlo, física y legalmente.
Ese candidato que no era nadie, de pronto, tiene un ejército, espías, abogados, burócratas y muchísimo dinero para defenderse. Por eso es tan complicado sacar a los líderes de Estados Unidos, México y Venezuela.

¿Y si me deporta trump?

Jorge Ramos Avalos's picture

Se basan exclusivamente en lo que ha dicho Donald Trump en la campaña presidencial. Nada más. Por eso hay tanto temor en la comunidad hispana de Estados Unidos.

Es ridículo el tratar de normalizar a Donald Trump. Yo sí le creo. Trump de verdad piensa que los inmigrantes mexicanos son criminales y violadores, como dijo literalmente el 16 de junio del 2015. Está equivocado. Pero eso es lo que piensa.

Preso pero libre

Jorge Ramos Avalos's picture

Hay libros que se escriben con pluma y papel. Otros en computadora. Pero el del prisionero político venezolano, Leopoldo López, se escribió literalmente en la piel.

Los guardias en la prisión de Ramo Verde en Venezuela, donde está encarcelado López desde el 18 de febrero del 2014, tienen instrucciones de evitar que escriba. El régimen de Nicolás Maduro no quiere que sus palabras se escuchen fuera de la prisión. Pero hay maneras de hacerlo.

Veo a Trump pero oigo a Chávez

Jorge Ramos Avalos's picture

No lo puedo evitar. Cuando veo hablar a Donald Trump inmediatamente me acuerdo de Hugo Chávez. No son igualitos pero tienen muchas cosas en común.

¿En qué se parece el magnate multimillonario que quiere llegar a la Casa Blanca con el líder bolivariano que atacó la democracia en Venezuela y murió en el 2013? Más de lo que pareciera a simple vista. Basta googlear los nombres de los dos lideres juntos para tener una larga lista de artículos y blogs sobre demagogia, populismo y autoritarismo a principios del siglo XXI.

La trompada

Jorge Ramos Avalos's picture

La culpa de la visita de Donald Trump a México es del presidente Enrique Peña Nieto y de nadie más.

Claro, sus cuates y asesores le dan ideas. Pero el poder ejecutivo radica, precisamente, en la toma de decisiones. Peña Nieto se puso de pechito para la trompada y el bully de Trump lo destrozó.

Hubo, sin duda, un serio problema de planeación y uno mucho más grave de ejecución. El equipo del presidente nunca cuidó a su jefe ni al país. Pero la ejecución presidencial fue terrible y vergonzosa.

El peligro de ser neutrales

Jorge Ramos Avalos's picture

Decir que los periodistas debemos tomar partido y dejar de ser neutrales parecería ir en contra de lo que aprendimos en la escuela.
Los periodistas, nos dijeron muchos maestros, deben ser neutrales y objetivos. Pero creo que la única forma de cumplir con nuestra principal responsabilidad social –que es cuestionar a los que tienen el poder- es dejando a un lado la neutralidad.

LA CAIDA DE MARCO Y TED

Jorge Ramos Avalos's picture

Hay veces en que ya no reconozco a Estados Unidos. El mismo país que se fundó con inmigrantes acaba de escoger como candidato presidencial a un hombre que quiere deportar a 11 millones de inmigrantes en dos años. Esta no parece la misma nación que me recibió tan generosamente hace 33 años y a muchos más después de mí.

La primavera mexicana

Jorge Ramos Avalos's picture

Regresar a México me llena de vida y, por alguna razón, siempre creo que voy a ver grandes cambios. Pero casi siempre me quedo esperando.

Tengo mi rutina para regresar. Mi primera parada, muchas veces, es para comprar unos churrumais -frituras de maíz con limón y chile- o para comerme unos tacos al pastor. Eso me devuelve a mi adolescencia y al país que dejé. Me fui de México hace 33 años pero México no se ha ido de mí.

El odio es contagioso, lo usó Chávez y ahora Trump

Jorge Ramos Avalos's picture

Nadie me lo contó. Yo lo viví. Primero Donald Trump me dijo “Regrésate a Univision” -que son palabras cargadas de odio- y pocos segundos después, tras haber sido expulsado de una conferencia de prensa en Iowa, uno de los seguidores de Trump me gritó: “Lárgate de mi país.”

Interesante su comentario porque, al igual que él y Trump, yo también tengo pasaporte de Estados Unidos. Estoy convencido que si Trump no me hubiera dicho nada, su simpatizante tampoco me habría gritado e invitado a salir de Estados Unidos. El odio es contagioso.

Obama en Cuba

Jorge Ramos Avalos's picture

¿Cómo no voy a querer que haya democracia en Cuba, que los cubanos no sean reprimidos ni censurados, y que los dictadores Raúl y Fidel se pudran en una cárcel? La gran ilusión es que la reciente apertura de Estados Unidos hacia Cuba y el próximo viaje del presidente Barack Obama a la Habana logren un cambio en la isla.

Pero, la verdad, es que la isla sigue siendo una brutal dictadura y no ha hecho ni un solo cambio significativo desde que reabrió su embajada en Washington.

Quien paga por el maldito muro

Jorge Ramos Avalos's picture

“Yo no voy a pagar por ese fucking muro”, me dijo en una entrevista en Miami y en inglés el ex presidente de México, Vicente Fox. “(Trump) debe pagar por el muro; él tiene el dinero para hacerlo.”
La noticia fue que Fox utilizó una grosería en inglés para referirse al muro que el candidato Donald Trump quiere construir entre México y Estados Unidos. (Aquí está mi entrevista de TV con Fox)

La nueva cara de Estados Unidos

Jorge Ramos Avalos's picture

Mi hijo Nicolás va a cumplir 18 años en el verano y, por lo tanto, podrá votar en las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos.

Quizás Nicolás no lo sabe todavía pero, en una elección muy cerrada, él y millones de jóvenes latinos decidirán quien será el próximo presidente (o presidenta) de Estados Unidos.

Boliburgueses y otros insultos

Jorge Ramos Avalos's picture

No hay nada que pueda parar a un venezolano enojado. Y actualmente hay muchos venezolanos “hasta la coronilla”.
¿Por qué? La lista es larga, comenzando por la inflación más alta del continente, un dólar oficial con una paridad falsa, índices de criminalidad similares a la de zonas de guerra, gran corrupción y la preocupación por un fraude mayúsculo o “chanchullo” en las próximas elecciones para la Asamblea del 6 de diciembre.

Falta un año

Jorge Ramos Avalos's picture

Tranquilos. La pelea por la Casa Blanca es tan fiera que parecería que las elecciones presidenciales son mañana. Pero no. Falta un año.

Todavía hay tiempo para separar a los improvisados de los más preparados y a los bullys de los verdaderos líderes. Estar al frente del país más poderoso del mundo no es cualquier cosa. Miles de millones de vidas, literalmente, están en sus manos.

2055 y la ola asiática

Jorge Ramos Avalos's picture

Con tantos ataques a los inmigrantes en Estados Unidos durante la actual campaña por la presidencia, lo menos que quieren oír muchos estadounidenses es que su país va a cambiar aún más. Pero esa es la noticia. Agárrense.

Sí, Estados Unidos va en camino de convertirse en uno de los países más diversos y multiculturales del mundo. Y eso ha ocurrido debido a la entrada de muchísimos inmigrantes.

Pages