Historiadores rechazan cambio de nombre del estado Vargas


La propuesta del gobernador del estado Vargas, Jorge Luis García Carneiro, de realizar un referendo para cambiarle el nombre a la entidad y rebautizarla como Gual y España o Guaira a secas, es rechazada por varios historiadores venezolanos.

La propuesta del gobernador del estado Vargas, Jorge Luis García Carneiro, de realizar un referendo para cambiarle el nombre a la entidad y rebautizarla como Gual y España o Guaira a secas, es rechazada por varios historiadores venezolanos.

El escritor Rafael Arráiz Lucca afirma que aunque reconoce que Manuel Gual y José María España fueron mártires de la Independencia, la medida representa un agravio a la memoria de José María Vargas.

Arráiz no se explica cómo se pudo haber llegado a esta propuesta, si Vargas es un hombre de altísimas calificaciones científicas, médicas y públicas.

"Quizás García Carneiro y el presidente Chávez desconocen que Vargas fue el albacea testamentario de Bolívar y quien trajo los restos del Libertador de Santa Marta en 1842".

María Soledad Hernández, del Centro de Investigación de la Comunicación de la Universidad Católica Andrés Bello, opina que la reconstrucción del estado Vargas es una necesidad ingente, que tendría que colocarse mucho antes de algo que considera trivial, como un cambio de nombre. Aunque la especialista no encuentra una razón válida para justificar la iniciativa, expresa que un gobierno militar como el actual desestima la labor de un civil como lo fue Vargas.

Hernández hace una analogía entre la propuesta de cambio de nombre y la Revolución de las Reformas en 1835, y alega que en ambas oportunidades los militares atentaron contra una figura civil.

Manuel Caballero, individuo de número de la Academia de la Historia, manifiesta que si se le cambia el nombre al estado Vargas, se le debería colocar Pedro Carujo, haciendo alusión al uno de los jefes de la Revolución de las Reformas, que en 1835 derrocó el gobierno de Vargas.

Registros históricos evidencian que en el momento en que los militares se disponían a apresar al presidente, Carujo le dijo a Vargas: "El mundo es de los valientes", a lo que éste le respondió: "El mundo es del hombre justo".

No es desestimar. Jesús Cumare, cronista del estado Vargas, explica que el cambio de nombre de la entidad a Guaira tiene que ver con la identidad de sus habitantes y no es un intento por desestimar la labor de José María Vargas. Sostiene que en 1998, cuando se creó el estado Vargas, nunca hubo una discusión del nombre y el pueblo no lo asimiló. "Siempre nos hemos identificado como guaireños y no varguenses", asevera.

Con respecto al nombre Gual y España, Cumare expresa que es una iniciativa de García Carneiro, quien alega que son personajes olvidados de la historia. Sin embargo, el cronista asegura que con este nombre la distorsión entre aquellos que se identifican como guaireños seguiría.

Arístides Medina Rubio, profesor en historia, asegura que el nombre Vargas es un nombre legítimo porque José María Vargas nació en dicho estado.

"Él fue un hombre honorable, pero si el estado se llamara Rómulo Betancourt o Rafael Caldera, yo se lo quitaría", expresa.

Sin embargo, asegura que los nombres Guaira o Gual y España son igual de legítimos.

Cumare destaca que la propuesta está supeditada a una consulta pública, que podría realizarse antes de que finalice el año. "Se realizarán foros de debate para que los habitantes de la entidad lleven propuestas de nombres y que sea el pueblo quien decida", agregó.

VICTORIA CARRASCOSA
[email protected]

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal