¿Qué nos pasa?


Imagen de Juan Carlos Sosa A.

No me explico cómo es posible siquiera considerar que este régimen pueda seguir gobernando los destinos de Venezuela.
No se trata solamente de la más profunda incapacidad administrativa y gerencial que gobierno alguno pueda tener; no se trata solamente de la más evidente entrega del país a intereses foráneos y forajidos que nada tienen que ver con nosotros; se trata de la manera cómo concebimos a Venezuela como nación y a sus habitantes como personas.

Los valores que fundamentan la civilización occidental descansan sobre principios irrenunciables que durante los últimos catorce años se han hecho trizas. La Libertad, el sentido de la vida enfocado en asuntos de cada quien que permitan su progreso como ser humano, no existe actualmente.

Hemos presenciado el cómo el Estado se desintegró para darle paso a una organización criminal que ha sembrado el terror. El narcotráfico se ha expandido como un virus universal que todo lo penetra y corroe. Los criminales de cuello blanco andan rampantes e intocables, lo mismo sucede con la delincuencia malandra. Somos el país menos seguro del mundo. Los poderes públicos son viles herramientas de corrupción. La muerte, los secuestros, la paranoia parecen ser parte del paisaje natural. La moneda no vale nada. Las empresas desaparecen dentro de un remolino de leyes y regulaciones absurdas que erosionan las iniciativas y hacen imposible desarrollar actividades empresariales competitivas. La gente se ha ido. Los jóvenes no ven futuro. Y para rematar, los asuntos relevantes se desvanecen frente al tema de un cáncer que nadie sabe a ciencia cierta si siquiera existe.

No hay debates de nada, todo se reduce a un juego electorero que transforma la realidad en un juguete que camina sobre un mundo de ficción.

¿Qué pasa con nosotros?

Fuente: http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=7262

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios