Los “revolucionarios” del Este


Imagen de José Antonio Puglisi

Los representantes oficialistas siempre han presumido de ser gente del pueblo. Con una supuesta humildad, aseguran ser el contrapeso natural a los “hijitos de mamá y papá” y presumen de saber lo que es una vida difícil. Sin embargo, han demostrado que “todo ladrón juzga por su condición”, ya que son los propios “revolucionarios” los que visten con marcas de lujo, viven en el Este de Caracas, conducen lujosos vehículos y se van de vacaciones a unos destinos muy poco socialistas.

Esto no es un secreto para nadie. Sólo basta recordar la precisa pregunta de la periodista de RCTV al ex ministro de Interior y Justicia, Pedro Carrero, sobre cómo se profesa el socialismo vistiendo una corbata de Louis Vuitton . A pesar de que la respuesta careció de todo sentido, el antiguo ministro demostró que, durante años, los “revolucionarios” viven con los mejores lujos, mientras aseguran que “ser rico es malo”. Una hipocresía y un insulto a la inteligencia de los venezolanos.

Quizás, la incoherencia más grande se ha presenciado en la propia familia de Hugo Chávez. Los caros tratamientos de belleza de la madre del ex presidente y los constantes viajes, conciertos y fiestas de sus hijas son sólo una breve muestra de que la riqueza capitalista sólo molesta cuando está en otras manos y no en las de los representantes del Gobierno. Habría que preguntarse cuántos de los venezolanos pueden costearse un viaje a Estados Unidos, Bielorrusia, Italia, Cuba, Rusia y Francia, entre otras naciones en un corto plazo de tiempo, así como hicieron las hijas del ex presidente. Al parecer, los rojos rojitos, pero sólo los que están en las más altas instancias del poder y con acceso a la cartera del Estado.

A pesar de tener rabo de paja, los representantes oficialistas no paran de atacar a la oposición con la ficticia imagen de “niños de mamá y papá”, acusándoles de ser incapaces de ocuparse de sus cargos públicos. Sólo hace unos días, Nicolás Maduro arremetió contra la alcaldía de Baruta y sus niveles de inseguridad. El alcalde de Baruta, Gerardo Blyde, no ha tardado en poner los puntos sobre las íes y aseguró que mientras en Libertador hay una tasa de 97 asesinatos por cada cien mil habitantes, en Baruta es de 19. Además, agregó un punto clave: “Nicolás, dime, si Baruta es tan insegura, ¿por qué todos los enchufados se mudan para acá en cuanto se acomodan? Si quieres te paso la lista”.

Incluso, el alcalde recordó a Nicolás Maduro que “varios de tus Ministros se han mudado en los últimos años a Baruta. Hay uno muy pesado remodelando ahorita tremendo PH! [penthouse]”.

Como es conocido, la mayoría de los representantes oficialistas vive en zonas de lujo o en aquellos municipios que disfrutan de una mejor calidad de vida por estar controlados por los representantes de la oposición. Sin embargo, los políticos no son los únicos. El periodista de Venezolana de Televisión, Miguel Ángel Pérez Pirela, recordado por sus absurdas teorías conspirativas de los crucigramas, también vive en el municipio Chacao.

Los hechos demuestran que la “revolución” no está hecha por los hombres y mujeres del pueblo. Los que están al mando del Gobierno no conocen qué es pasar calor en un metro sin aire acondicionado, caminar por las calles sin escoltas armados, hacer largas colas para comprar un kilo de azúcar o sufrir una angustia mortal cuando aseguran que no hay insumos en las clínicas. Ellos, la nueva generación del Este, sólo conocen el sacrificio popular en los discursos que leen y se ponen las máscaras de humildes cuando están delante de las cámaras.

Esto explica por qué Venezuela sigue cayéndose a pedazos a pesar de tener los ingresos petroleros más altos de su historia. Al parecer, los “revolucionarios” están atentos a cómo remodelarán sus nuevos apartamentos, qué carro se comprarán o a dónde viajarán en las próximas vacaciones; en lugar de concentrarse en solventar los graves problemas de inseguridad, la escasa de producción nacional y la insostenible economía. Lo recomendable sería dejar de creer en esos falsos hombres y mujeres del pueblo, para depositar un voto de confianza en quienes han demostrado estar en capacidad de dar soluciones para el país. Indiferentemente de su status social.

@JosePuglisi

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios