Para formar parte de la información

maldición

Enrique Rondón: Así es la maldición que le lanzaron a Maduro

El martes 9 de mayo vimos al gobernador del estado Amazonas, Liborio Guarulla, vestido con paltó y ataviado con un penacho de plumas y un collar de semillas y “pepas de zamuro”, proferir la maldición del Dabacurí. Mirando fijamente la cámara, con voz pausada, dijo que para él, la medida en su contra es una muestra de discriminación racial. Recordó que el Tribunal Supremo de Justicia suspendió la proclamación de 4 diputados de Amazonas, dejando así a 24 pueblos originarios sin representación en el parlamento. Hizo otras consideraciones y luego, sin cambiar el tono de voz, sonando una especie de maraquita con cada sílaba, invocó a sus ancestros y a sus chamanes y se dirigió a quienes “creen que tienen el poder…” A ellos les aseguró “que no morirán sin tormento… que antes de morir comenzarán a sufrir y sus almas van a vagar por los sitios más oscuros y pestilentes antes de poder, de alguna manera, cerrar los ojos”...