Maduro presidente


Imagen de Manuel Malaver

La historia se repite y es muy sencilla: de nuevo el presidente Chávez pide ausentarse del país por tiempo indefinido, dice que viaja a La Habana a continuar sus terapias anticancerígenas, ya está a punto de tomar el Airbus, pero eso sí, se cuida de no permitirle al vicepresidente, Nicolás Maduro, que asuma la presidencia, que es lo que le corresponde de acuerdo al texto constitucional vigente. En otras palabras, que regresamos a los tiempos en que el vicepresidente era Elías Jaua, Chávez iniciaba el período que los historiadores podrían bautizar en un futuro como de “gobierno a distancia o extranacional”, se enterraba en los quirófanos o altares de santería de La Habana y el gobierno eran aquellas llamadas telefónicas que hacía de vez en cuando al canal 8, o unas reuniones de gabinete en su lecho de enfermo que después se descubrió eran videos editados. Bueno, pero pasaron los tiempos de Jaua, el canciller Nicolás Maduro fue nombrado vicepresidente, y buena parte del país creyó que era para que, en caso de que se repitieran las ausencias el presidente, pudiera dejar al frente del país a un político experimentado y de su más absoluta confianza. Pero nada de eso: se enferma el presidente, tiene que viajar a La Habana por tiempo indefinido, debe continuar tratándose su dolencia… ¡y también!... la presidencia queda acéfala, no tiene jefatura, norte, dirección, como una barca a la deriva. La pregunta es; ¿Por qué este miedo del presidente a delegar la presidencia aunque sea por unas semanas o días? ¿Por temor a que sus hombres de más confianza no cumplan la tarea, o porque sea ocasión para que sus enemigos se alebresten y tumben el gobierno?

Hay quienes dicen que puede ser por una, o las dos cosas, pero también que por miedo del presidente Chávez a invocar el fantasma de Cipriano Castro, presidente que a comienzos del siglo pasado se marchó al extranjero a tratarse un problema de salud, y fue derrocado por el presidente encargado, el vicepresidente Juan Vicente Gómez. @MMalaverM

Fuente: http://diariodecaracas.com

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal