Expertos mundiales tildan de "afrenta" a Derechos Humanos el juicio a Garzón

Aunque para el psicólogo español Carlos Martín Beristain, quien participó en los procesos de recuperación de la Memoria Histórica en Guatemala y Perú, este juicio podría ser el "factor de crisis" que provocara la ruptura definitiva con el pasado que España aún no ha enfrentado, el proceso constituye una "aberración" y una "afrenta" a los derechos de las víctimas.

Una situación también "inconcebible" para la abogada Yaneth Bautista, fundadora de la entidad Nydia Erika Bautista de Colombia, que evidenció su "conmoción" al observar cómo la justicia española "persigue" a quien lidera la investigación contra el Franquismo.

"Si España no quiere ser una sociedad enferma -dijo a Efe- debe asumir ya su propia historia y no postergarla de generación en generación".

España no debería, sin embargo, plantear esa investigación en solitario, como hizo Garzón, sino que debería incorporar a expertos internacionales, según recomendó la profesora de la Universidad de California y cofundadora del Tribunal Internacional del Pueblo sobre DD.HH. en India (IPTK), Angana Priyabhasbini Chatterji.

"Justicia significa tener un proceso transparente e independiente, una Comisión de la Verdad que no esté restringida a España, sino que tenga una colaboración internacional que defina la justicia no en relación a lo que la gente hubiera querido en el pasado, sino a lo que significa hoy para España".

El temor a que el juicio a Garzón tumbe los logros alcanzados en derechos humanos en diferentes países fue generalizado entre los expertos consultados por Efe, como el argentino Rodolfo Mattarollo, que reclamó que la opinión pública internacional "juegue un papel favorable" al juez.

"Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, un español tan claro y lleno de aventura", dijo Mattarollo, consultor de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Seguridad de Argentina, citando al poeta García Lorca.

También desde la delegación guatemalteca, el subdirector de la Fundación de Antropología Forense de dicho país, José Samuel Suasnavar, resaltó que el proceso "resquebraja" muchos esfuerzos, ya que si Garzón es "agarrado así, ¿qué pasa con un testigo o familiar que trata de buscar una investigación de este tipo?".

"Es muy lamentable", añadió Judith Erazo, que formó parte de la comisión negociadora de los Acuerdos de Paz en Guatemala, critica con el "mensaje desalentador" que supone esta "represalia política".

Según la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit, los "resabios del Franquismo" han acorralado a un magistrado al que "tanto deben" en Latinoamérica.

"Es una situación completamente injusta que un juez que se ha implicado tan a fondo en la lucha por la justicia internacional esté contra las cuerdas porque personas dentro de la Judicatura han actuado más por cuestiones personales que jurídicas", aseguró el reconocido periodista español Gervasio Sánchez.

"Está claro que tiene demasiados enemigos, que han aprovechado la situación para ir a por su cabeza -señaló-. Pero pienso que va a ser contraproducente. Todo esto se girará en contra del poder judicial".

Otro periodista, el colombiano Jesús Abad Colorado, lamentó que cuando Garzón está "pisando los talones de personas que cometieron crímenes o estuvieron vinculadas, salgan de los ataúdes genocidas, militares y los que aplaudieron la muerte de los demás".

"Es un antecedente muy grave en la historia de la justicia española", expresó Mohamed Ahmed Laabeid, de la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis, quien calificó de "vergonzoso" un proceso que puede "guillotinar" la esperanza de muchos países para resolver sus genocidios pendientes. EFE

Categoria: