Para formar parte de la información

Moises Naim

Se alzó la clase media mundial

Moisés Naím's picture

¿Qué tienen en común un agricultor de Iowa, un diseñador gráfico de Chile, un jubilado del Reino Unido y un contador en China? Dos cosas: son miembros de la clase media de su país y están furiosos con sus políticos.

Sus desilusiones están transformando la política y creando sorpresas, como la elección de Donald Trump , el ‘brexit’, la defenestración política de presidentes y una ola mundial de protestas callejeras.

Así podría salvar Trump a Maduro

Moisés Naím's picture

El cálculo de la Casa Blanca y otros en el Congreso es que esta sanción asfixiaría la economía venezolana y conduciría a la caída del régimen de Nicolás Maduro. Yo no estoy tan seguro. Veo la posibilidad de que esta medida más bien termine fortaleciendo al Gobierno de Caracas, debilitando a la oposición y agravando la crisis humanitaria que está devastando a los venezolanos.

Así podría salvar Trump a Maduro

Moisés Naím's picture

El presidente Donald Trump y su gobierno están considerando la posibilidad de prohibir la importación de petróleo venezolano a Estados Unidos. El cálculo de la Casa Blanca y otros en el gobierno y en el Congreso es que esta sanción asfixiaría la economía venezolana y conduciría a la caída del régimen de Nicolás Maduro.

Yo no estoy tan seguro. Veo la posibilidad de que esta medida más bien termine fortaleciendo al gobierno, debilitando a la oposición y agravando la crisis humanitaria que está devastando a los venezolanos.

¿Es inevitable una guerra entre Estados Unidos y China?

Moisés Naím's picture

Tucídides, un ateniense que vivió aproximadamente 400 años antes de Cristo (a. C.) fue un mal general y un buen historiador. Su Historia de la Guerra del Peloponeso, relata la conflagración que estalló entre Esparta y Atenas en el siglo V antes de Cristo. Muchos consideran este libro el primer intento de explicar hechos históricos recurriendo al análisis y a los datos y no a los designios de los dioses.

Maduro no importa

Moisés Naím's picture

Nicolás Maduro no debe seguir siendo presidente de Venezuela. Es difícil decidir cuál es su peor defecto. ¿Qué es más grave, la cruel indiferencia que muestra ante el sufrimiento de millones de venezolanos o sus brutales conductas dictatoriales? ¿Qué es más indignante, su inmensa ignorancia o verlo bailando en televisión mientras en las calles sus esbirros asesinan a jóvenes indefensos? La lista es larga y los venezolanos la conocen; 90 % de ellos repudian a Maduro. Y no son solo los venezolanos.

¿Por qué a los dictadores les gusta parecer demócratas?

Moisés Naím's picture

Una interesante paradoja de la política mundial en estos tiempos son las extraordinarias contorsiones que hacen algunos autócratas por parecer demócratas. ¿Por qué tantos dictadores montan elaboradas pantomimas democráticas a pesar de que saben que, tarde o temprano, se revelará la naturaleza autoritaria de su régimen?

Las tres guerras de Donald… y las que vienen

Moisés Naím's picture

Es normal que los presidentes choquen contra sus opositores políticos y que tengan fricciones con otros países.

También es usual, y muy sano, que los gobiernos y los medios de comunicación no se entiendan. O que los presidentes se enfrenten a la burocracia pública que, según ellos, no ejecuta con entusiasmo las políticas que ellos han prometido.

Todo esto es normal. Lo que no es normal es la diversidad, intensidad, peligrosidad y, a veces, la banalidad de los conflictos que origina el nuevo Presidente de Estados Unidos. Pero Donald Trump no es un gobernante normal.

Se están muriendo los americanos blancos

Moisés Naím's picture

En Estados Unidos, los hombres blancos de mediana edad y con menos educación se están muriendo a un ritmo inusitado. De hecho, su tasa de mortalidad es mayor que la de los hispanos o los negros de su misma edad y de su mismo nivel educativo. La mortalidad de los blancos menos educados es también mucho más alta ahora de lo que había sido hasta comienzos de este siglo.

Los seis días más importantes del siglo XXI

Moisés Naím's picture

“Hay décadas en las que no pasa nada y semanas en las que suceden décadas”. Esta frase, que algunos atribuyen a Lenin, capta muy bien los tiempos que corren. Está pasando de todo. A diario despertamos con noticias que nos sorprenden y sacuden. Algunas (usualmente las mejores) se originan en el mundo de la ciencia y la tecnología y otras (con frecuencia malas) nos llegan de la economía y la política. Las innovaciones en medicina, materiales, energía o computación nos han deparado constantes sorpresas.

No se trata de Trump, sino de Xi

Moisés Naím's picture

Ambos presiden una superpotencia militar y económica. Uno de ellos es partidario del libre comercio y ha dicho que es un error culpar a la globalización de todos los males de la humanidad. El otro líder sostiene que el comercio internacional es nocivo para su país y ha anunciado que va a poner impuestos a las importaciones. El primero, el defensor de la globalización y del comercio, es el secretario general del Partido Comunista más grande de la historia (80 millones de miembros). También es el presidente de China, la segunda potencia económica del planeta.

'Brexit' y el 'Stalingrado italiano'

Moisés Naím's picture

Para entender mejor la potencia de las fuerzas que impulsan el huracán ‘brexit’, es útil recordar lo que pasó en 1994 en Sesto San Giovanni, un suburbio al norte de Milán. En sus años de apogeo económico, la zona se llenó de fábricas, obreros y combativos sindicatos comunistas. Tanto que se hizo famoso como el ‘Stalingrado de Italia’.

Autogoles europeos

Moisés Naím's picture

“Europeísta: 1. adj. Que simpatiza con Europa. 2. adj. Partidario de la unidad o de la hegemonía europeas.”... Basándome en esta definición del diccionario, soy un europeísta.
Sí, ya sé. Esta no es una causa fácil de defender en estos tiempos. La lista de defectos, frustraciones e hipocresías del ‘proyecto europeo’ es larga y fácil de hacer. La conocemos.

Las convulsiones de América Latina: tres mitos

Moisés Naím's picture

El mundo no está interpretando correctamente los cambios que están ocurriendo en América Latina. En particular, se han popularizado tres ideas que, si bien tienen algún asidero en la realidad, no reflejan adecuadamente lo que está sucediendo en esa región.

1) América Latina repudió a la izquierda y giró a la derecha.

Una historia panameña (y no es la que usted imagina)

Moisés Naím's picture

Se le aguó la fiesta a Panamá. En vez de estar celebrando la ampliación de su icónico canal, el pequeño país centroamericano ha consolidado su imagen como el lugar que utilizan los poderosos del mundo para esconder dinero. Alguien entregó a los medios de comunicación la información secreta de miles de empresas basadas en Panamá que servían para mantener el anonimato de sus propietarios. Su publicación seguramente tendrá un impacto igual o mayor al que tuvieron los Wikileaks o las filtraciones de Edward Snowden.

Los mitos del terrorismo yihadista

Moisés Naím's picture

Desde los ataques del 11 de septiembre del 2001, los terroristas han asesinado a 93 personas en Estados Unidos. De estos, 45 fueron muertos por yihadistas. Los restantes 48 fueron víctimas de terroristas que nada tenían que ver con el islam –fueron asesinatos motivados por el odio contra médicos y enfermeras que practican abortos, por el fanatismo paranoide en contra del gobierno o por la ideología neonazi. Un examen de más de 330 personas sentenciadas por tribunales de EE. UU.

¿Y si China se enreda?

Moisés Naím's picture

Durante 35 años, la economía china creció, en promedio, a más del 10% cada año. Esto significó que, cada siete años, los ingresos del gigante asiático se duplicaron. Así, China es hoy un país distinto al que fue durante siglos. Esta transformación no solo la representan sus modernas ciudades, su enorme sector industrial, sus exportaciones o el hecho de que es la segunda economía más grande del mundo. El cambio más importante es que 500 millones de chinos han dejado de ser pobres.

¿Qué es la necrofilia ideológica?

Moisés Naím's picture

Todos conocemos a alguien así. Una amiga que, una y otra vez, se enamora de hombres que la maltratan. O el talentoso colega que salta de un empleo a otro porque no logra controlar su propensión a insultar al jefe.

Sigmund Freud llamó esto la compulsión a la repetición: volver a hacer lo que ya se hizo y que se sabe que da malos resultados.

Nicolás Maduro, el demócrata

Moisés Naím's picture

El presidente de Venezuela dijo que en caso de que en las elecciones del 6 de diciembre la oposición llegase a obtener la mayoría en la Asamblea Nacional “nosotros no entregaríamos la revolución … Y gobernaríamos con el pueblo en unión cívico militar…” Como buen demócrata, el presidente se apresuró a aclarar que todo eso lo haría con “la constitución en la mano”. El hecho de que en la constitución no contempla la “unión cívico-militar” ni la posibilidad de desconocer los resultados electorales, son pequeños detalles que al señor presidente se le olvido comentar.

Entre el terrorismo islamista y el imperialismo ruso

Moisés Naím's picture

Por las mañanas la Unión Europea se enfrenta al terrorismo islamista y por las tardes trata de contener el imperialismo ruso. Así, en Siria, Europa está en una alianza militar con la Rusia de Vladimir Putin, mientras que en Ucrania, trata de contener los apetitos imperiales de… Vladimir Putin.

París: la guerra ya no es lo que era

Moisés Naím's picture

Solían ser entre tribus. O entre países un imperio contra otro. O entre países. Hoy en día ¿entre quiénes son las guerras? El Estado Islámico le ha declarado la guerra a países, a religiones, a sectas. También a grupos rivales como Al Qaeda, Hamas, Hizbulá y los talibanes. Pero, ¿qué es el Estado Islámico?
A pesar de sus esfuerzos por parecer un Estado y cumplir con algunas de las funciones que usualmente desempeñan los gobiernos, el ISIS es más que nada una organización islamista no gubernamental, militarizada y terrorista. Y apátrida.

El verdadero secreto de Washington

Moisés Naím's picture

¿En qué se parecen Donald Trump y el embajador de Francia en Estados Unidos? Ambos detestan “Washington”. Entre otras razones, porque está llena de gente parecida a Frank Underwood, un ambicioso político magistralmente interpretado por Kevin Spacey en House of Cards, la popular serie de televisión ambientada en la capital estadounidense. Underwood comete barbaridades para lograr el objetivo que todo lo justifica: ser Presidente de EE.UU.

Pages