Mordiscos y nalgadas pueden ser parte del sexo convencional


El frágil límite entre conductas sexuales convencional o actos de tipo sadomasoquistas depende del gusto y la decisión de cada persona. Para algunos, atar a la cama, dar nalgadas, morder o dar latigazos leves son parte de los juegos habituales que al subir de tono sirven para darle emoción a la vida en pareja. Para otros, la intensidad con la que se practiquen y la dependencia de ellos para conseguir placer es lo que determina que se trata de prácticas sadomasoquistas, sean o no ligeras.

La diferencia fundamental es jugar el rol de sumisión o dominación según el gusto que determina la pareja.

El sexólogo Rubén Hernández explica que cada quien establece el límite aceptable que los conduce al placer, pero también depende de factores como el umbral del dolor de la persona o cosas que le resulten muy irritables. "Hay personas a quien le molesta profundamente las cosquillas y puede parecer algo inofensivo pero se convierte en algo difícil de tolerar", agrega el sexólogo.

Acuerdos. El sadomasoquismo ligero tiende a ser un pacto entre la pareja para no sobrepasar un límite establecido entre ambos. Pero aunque sea leve implica una práctica frecuente en la que se repite una conducta que genera un alto grado de excitación. Pueden ser físicas pero también psicológicas, en la que se proponen actos que humillan al otro e incrementan la excitación sexual.

"Limpiar el baño es una de estas prácticas. Las personas disfrutan y se excitan al observar cómo la pareja limpia y lo pone en una situación de dominio total que resulta muy excitante", señala Hernández.

Otras conductas de sadomasoquismo leve se expresan al jugar roles típicos de las fantasías sexuales como interpretar y vestirse como una dominatriz, usar prendas de cuero o algún tipo de púas que lastimen de manera ligera al que está dominado.

"Las categorías las hacen las personas, así que para muchos comenzar con estas prácticas es algo fuerte pero para otros será parte del erotismo", considera el sexólogo.

Más alto. La palabra leve responde a la contraposición de otros actos sadomasoquistas calificados extremos "puedo contar por lo menos 15 pacientes en consulta que practican uretraplomofilia, que consiste en introducir balines de plomo en la uretra para expulsarlos con la masturbación", asegura Hernández.

El especialista explica que, en muchos casos, la intensidad va en aumento porque suele tratarse de personas que lo hacen con mucha frecuencia y llegan a dominarlo.

El sadomasoquismo extremo se refleja en prácticas como el fisting, en el cual durante el acto sexual introduce parcial o completamente, el puño o parte del brazo en el ano o la vagina del otro.

"Hay una multitud de pacientes que tenemos que atender de emergencia e incluso requieren intervención quirúrgica porque llegan con botellas tipo flauta o de refrescos dentro de sus partes. La imaginación de las personas puede llegar muy lejos", afirma Hernández y advierte que todo lo que se realice en el acto sexual con características sadomasoquistas, sean ligeras o extremas, dependen de lo que resulte tolerable para cada quien. El límite lo pone el gusto.

Fuente: Gabriela Rojas - http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/chevere/sexo/mordiscos-y-nalg...

ER

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios