¿Cómo sobrellevar las molestias de la menopausia de manera saludable?


La menopausia es una etapa normal en la vida de toda mujer, que trae aparejada una serie de síntomas que, si bien pueden llegar a ser molestos, no son imposibles de sobrellevar.

Ten en cuenta estos consejos y aprende a atravesarla de manera saludable tanto física como psicológicamente.

Pasos

1.- Una cuestión de actitud…positiva. La menopausia no es el fin de la femineidad ni de la vida como mujer. Es, al igual que la primera menstruación, una etapa fisiológica normal que no debe ser percibida como una enfermedad o un drama. Adopta una actitud positiva para aceptar el nuevo periodo que se inicia en tu vida, y piensa que con la experiencia que llevas acumulada, puedes vivir, incluso, de una manera más intensa.

2.- Sofocos. Los sofocos de calor son característicos del inicio de la menopausia. Se los percibe como sensaciones repentinas y agudas de calor, particularmente en el cuello y en la cara, sumado al enrojecimiento y la transpiración helada. Pueden presentarse varias veces al día, tanto de día como de noche. Para combatirlos existen tratamientos hormonales. Consulta con tu médico de cabecera. Hasta tanto, ármate de paciencia, refréscate con bebidas heladas o en ambientes frescos, y tómalos como lo que son, parte del cambio fisiológico que estás atravesando. ¿Acaso no has soportado los dolores menstruales?

3.- Alteraciones en el peso. Durante el período de la menopausia, se vuelve más difícil la eliminación las grasas, que suelen comenzar a acumularse mayormente en el abdomen (a diferencia de en las caderas y en los muslos, como ocurría durante el período fértil). Adopta una dieta equilibrada para evitar el aumento de peso.

4.- Sequedad vaginal. Un síntoma habitual de la menopausia es la deficiente lubricación vaginal, lo cual en muchos casos funciona como obstáculo para una vida sexual plena. Contrarresta este síntoma con cremas o geles lubricantes. No dejes que tu sexualidad se vea opacada y aprende a disfrutarla de manera más intensa gracias a toda tu experiencia previa ¡Adelante, anímate!

5.- Riesgos cardiovasculares. Los estrógenos son las hormonas femeninas que funcionan como protectores cardiovasculares. Como en la menopausia disminuye su concentración de manera abrupta, los riesgos de sufrir alteraciones cardiovasculares aumentan proporcionalmente. Realiza un chequeo cardiovascular, habla con el cardiólogo y en tanto, practica actividad física, al menos dos veces por semana para mejorar tus funciones vasculares.

6.- Osteoporosis. Otro síntoma a tener en cuenta es el debilitamiento de los huesos por pérdida de calcio, que suele acompañar este período. Consulta con tu médico por tratamientos específicos y no dejes de incorporar calcio en tu dieta a través de lácteos o semillas como el sésamo.

Importante

Si bien todos estos síntomas pueden contrarrestarse a través de tratamientos hormonales, existen posiciones opuestas al respecto. Por ello, resulta crucial un completo seguimiento médico, que debería incluir, además de tu ginecólogo, a un cardiólogo, un nutricionista, un médico clínico, un endocrinólogo y un terapeuta.

Fuente: Derf

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal