Los Hermanos Musulmanes y las mujeres


Imagen de Oren Kessler

Los Hermanos Musulmanes, movimiento que maneja el poder en Egipto, ha denunciado un informe de Naciones Unidas destinado a acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas afirmando que es “engañoso” y que trata de socavar las costumbres islámicas.
“Los Hermanos Musulmanes llaman a los líderes de los países islámicos, a sus ministros de Asuntos Exteriores y a sus representantes ante las Naciones Unidas a rechazar y condenar este documento”, ha proclamado el grupo islamista en un comunicado, en el que urge a la ONU a “ponerse a la altura de los altos principios morales y familiares prescritos por el islam”.
El informe de la ONU, relacionado con la 57ª sesión de la Comisión sobre la Situación Jurídica y Social de la Mujer (CSM), tiene por objeto reducir la violencia contra la mujer a escala mundial. La Hermandad Musulmana insiste en que tanto el documento como los esfuerzos a él asociados menoscaban los valores islámicos y provocarán “la completa desintegración de la sociedad”.
El comunicado en inglés de la Hermandad, colgado en la página web del movimiento, es un raro caso de similitud con lo que dice la versión en árabe. La organización a menudo elabora mensajes distintos para distintas audiencias. Tras el asalto a la embajada estadounidense en El Cairo del 11 de septiembre de 2012, desde el Twitter en árabe de la Hermandad se emitieron tuits de celebración, claramente distintos de los que publicó en inglés, en los que se manifestaba solidaridad con la embajada. La embajada estadounidense se enfrentó a ella por tal motivo.
El comunicado de los Hermanos Musulmanes en respuesta al informe de la ONU contra la violencia hacia las mujeres se explaya en las medidas concretas que el grupo considera provocarán la completa desintegración de la sociedad:

- Garantizar a las jóvenes completa libertad sexual.
- Proporcionar anticonceptivos a las adolescentes y enseñarles a usarlos.
- Conceder igualdad de derechos a las esposas adúlteras y a los hijos ilegítimos fruto de relaciones adúlteras.
- Otorgar igualdad de derechos a los homosexuales y ofrecer protección y respeto a las prostitutas.
- Conceder a las esposas pleno derecho a denunciar legalmente a sus esposos por violación o acoso sexual.
- Igualar en las herencias a hombres y mujeres.
- Sustituir la figura del guardián por la del compañero, y compartir totalmente las tareas entre hombre y mujer en el seno de la familia, por ejemplo en cuestión de gastos, cuidado de los hijos y labores domésticas.
- Igualar a hombres y mujeres en la legislación matrimonial, para que, por ejemplo, las mujeres musulmanas puedan casarse con hombres no musulmanes; abolir la poligamia, la dote y el papel del hombre como encargado del gasto familiar, etc.
- Retirar a los maridos la autoridad para divorciarse y dejarla en manos de los jueces. Repartir todas las propiedades tras el divorcio.
- Suprimir la necesidad de consentimiento del marido en cuestiones como viajar, trabajar o usar anticonceptivos.

Eric Trager, un experto en cuestiones egipcias del Instituto Washington para la Política de Oriente Próximo que ha entrevistado a miembros destacados de la Hermandad, declaró a The Tower que el comunicado reflejaba claramente que el poder ha endurecido, más que moderado, a la organización. “Dado el incremento de ataques a mujeres y del uso de la violación como arma contra las manifestantes, la defensa de la desigualdad de género por parte de la Hermandad es especialmente preocupante”.
Por su parte, Jonathan Schanzer, de la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington, dijo: “En diez breves puntos, la Hermandad revela lo que sabíamos desde hacía tiempo: que es una organización ideológicamente peligrosa que defiende principios misóginos”.

Fuente: http://elmed.io/los-hermanos-musulmanes-y-las-mujeres/

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios