¿Por qué nos salen las ojeras? y como acabar con ellas


Creemos, por lo general, que las ojeras, esas antiestéticas coloraciones grisáceas o amoratadas que surgen en el párpado inferior, salen principalmente por la falta de descanso, por haber dormido pocas horas o a deshoras, pero, ¿realmente cuál es su origen? La causa más frecuente no es la falta de horas de sueño como se cree.

La mayoría de las ocasiones se debe a un factor hereditario. Si tus padres o abuelos tienen ojeras de forma crónica es muy probable que tú también las tengas o las desarrolles con el tiempo. Puede que ya las tengas y que haber dormido poco las potencie, pero el caso es que ya estaban ahí.

Otro factor, el segundo en importancia, es el que tiene que ver con la raza. La mediterránea tiende a desarrollar más ojeras que otras debido a que genera más pigmentación que otras razas de piel menos oscura y ese exceso de pigmentos en el párpado inferior llega a provocar ojeras, tal y como recogen desde Genciencia y Planeta Curioso. En estos dos casos hablamos de ojeras que permanecen en el tiempo.

Por otro lado están aquellas que aparecen de forma más limitada en el tiempo, que duran menos. Aquí sí que entran las provocadas por la falta de sueño, pero también pueden darse por alergias, embarazos y la menstruación.

Haber dormido pocas horas provoca un tipo de ojeras más amoratadas respecto a las heredadas, más grisáceas. Dormir poco provoca que los vasos sanguíneos de los párpados inferiores se dilaten, de ahí ese color morado.

Como acabar con ellas

  1. Utilizar productos productos cosméticos que incorporan principios activos descongestionantes, antinflamatorios y drenantes, para mantener el área de los ojos con aspecto más joven y sin bolsas ni ojeras.

    Se debe utilizar una pequeña cantidad y aplicarla mediante suaves masajes de fuera adentro de los ojos, no es necesario aplicarlo en los párpados superiores.

  2. Hervir dos saquitos de manzanilla y guardarlos en la nevera. Cuando estén fríos se coloca uno en cada ojo durante 20 minutos.
  3. Cada vez se recurre más a terapias orientales y milenarias para intentar resolver los problemas de salud.Estas técnicas además pueden ser fuente de belleza como es el caso de de la reflexología facial, que consiste en activar algunos de los más de 500 puntos del rostro que están interconectados con otra partes del cuerpo.

    Según la experta en reflexología facial Encarna Navarro, si activamos determinadas zonas de nuestro rostro, como la que hay entre las cejas, la piel se oxigena, al igual que si masajeamos la de alrededor de los ojos, esta parte se descongestiona, lo que contribuye a que se suavicen las ojeras y las bolsas.

Fuente: 20minutos.es

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal