Para formar parte de la información

Paul Krugman

El despertar de la fuerza… de la decencia

Paul Krugman's picture

Una cosa curiosa está sucediendo en Estados Unidos: hay una poderosa oleada de decencia. Repentinamente, parece como si los peores carecieran de toda convicción, mientras que los mejores están llenos de una intensidad apasionada. Todavía no sabemos si esto se traducirá en algún cambio político, pero tal vez estemos en medio de un momento transformador.

Una vida desagradable, brutal y muy al estilo Trump

Paul Krugman's picture

El pasado 21 de febrero, después de escuchar las historias desgarradoras de aquellos que perdieron a sus hijos o amigos en el tiroteo de la escuela Parkland en Florida, Donald Trump —quien tenía en mano una tarjeta con apuntes de frases que sonaran empáticas— propuso su respuesta: armar a los maestros.

¿La "trumpforia" por fin tocó fondo?

Paul Krugman's picture

Cuando hablamos del mercado de valores, hay tres reglas que debemos recordar. Primera, el mercado de valores no es la economía; segunda, el mercado de valores no es la economía y, tercera, el mercado de valores no es la economía.

Así que el desplome bursátil de hace unos días puede que no signifique nada.

Los fraudes y problemas que habrá cuando estalle la burbuja de Bitcoin

Paul Krugman's picture

Hace poco, mi peluquero me preguntó si debería invertir todos sus ahorros en bitcoines. La verdad es que si los hubiera comprado hace más o menos un año, ahora estaría muy contento. Claro que los especuladores holandeses que compraron bulbos de tulipanes en 1635 también se sintieron muy satisfechos durante algún tiempo, hasta que los precios de los tulipanes se desplomaron a principios de 1637.

El peor y el más tonto

Paul Krugman's picture

Al igual que millones de personas en todo el mundo, me tranquilizó saber que Donald Trump es un “genio muy estable”. Y es que, si no lo fuera —si en cambio fuera un aspirante a tirano errático, vengativo, desinformado y perezoso— estaríamos en verdaderos problemas.

Seamos honestos: Estados Unidos con frecuencia ha sido presidido por hombres mediocres, algunos de los cuales han tenido personalidades desagradables. Sin embargo, por lo general, no han hecho mucho daño, por dos razones.

La doctrina de la infalibilidad trumpiana

Paul Krugman's picture

La semana pasada John Kelly, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, trató de defender al presidente Donald Trump después de que lo acusaran de mostrarse sumamente insensible con la viuda de un soldado estadounidense muerto en combate. En el proceso, Kelly acusó a Frederica Wilson —miembro del congreso y amiga de la familia del soldado, quien divulgó lo que Trump había dicho— de haberse comportado mal anteriormente durante la inauguración de un edificio del FBI.

Un Estado a la deriva

Paul Krugman's picture

Después de la sorpresiva victoria electoral de Donald Trump, mucha gente de derecha, e incluso de centro, trató de sustentar el argumento de que en realidad no sería tan malo. Cada vez que Trump mostraba un resquicio de contención –aunque no fuera más que leer su discurso sin improvisar o dejar de usar Twitter por uno o dos días– los analistas se apresuraban a declarar que, con eso, Trump había “alcanzado estatura presidencial”.

Trump y el cambio climático: Hagamos a la ignorancia grandiosa de nuevo

Paul Krugman's picture

Donald Trump acaba de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sin tener una buena razón. No digo que su decisión sea errónea. Lo que digo es que literalmente no nos dio ninguna justificación de peso que sustente esa decisión (bueno, sí mencionó algunas cifras sobre la supuesta pérdida de empleos, pero nadie cree que sepa, o le importe, de dónde sacó esos números). Solo fue algo que se le ocurrió.

Los trucos publicitarios no son políticas reales

Paul Krugman's picture

¿Alguien recuerda el trato con Carrier? En diciembre el presidente electo Donald Trump anunció, triunfante, que había llegado a un acuerdo con el fabricante de aires acondicionados para mantener 1100 empleos en Estados Unidos en vez de trasladarlos a México. Los medios celebraron el logro durante días.

En realidad, el número de empleos en juego se acercaba más a los 700, pero ¿quién lleva la cuenta? Cerca de 75.000 trabajadores estadounidenses son despedidos cada día hábil, así que unos cuantos cientos aquí o allá difícilmente hacen una diferencia en el panorama total.

Con el debido irrespeto, señor Trump

Paul Krugman's picture

Cuando era joven, el congresista John Lewis, quien representa a casi todo Atlanta, puso su vida en riesgo en búsqueda de la justicia. Como un líder en la lucha por los derechos civiles, recibió varias golpizas. Y, en uno de sus momentos más famosos, encabezó la demostración que llegó a ser conocida como el Domingo Sangriento, en la que sufrió una fractura de cráneo a manos de policías estatales en Alabama. La indignación pública que surgió tras la violencia de ese día de 1965 ayudó a que fuera adoptada la Ley de Derecho al Voto (Voting Rights Act).

Estados Unidos se convertirá en Trumpistán

Paul Krugman's picture

En 2015, la ciudad de Asjabad, capital de Turkmenistán, fue honrada con un nuevo monumento público: una gigantesca escultura ecuestre bañada en oro en la que se veía al presidente del país. Tal vez parezca un exceso. Los cultos a la personalidad son más bien una norma en los países que terminan con “-istán”: es decir, los países de Asia central que surgieron tras la caída de la Unión Soviética, en general gobernados por hombres fuertes que se rodean de un selecto grupo de ricos compinches capitalistas.

¿Quién teme a China?

Paul Krugman's picture

El experto de Slate Matthew Yglesias llamaba la atención hace poco sobre un repunte de las advertencias de las Personas Muy Serias acerca de que China podría perder confianza en Estados Unidos y empezar a deshacerse de nuestros bonos. En un artículo publicado a principios de este mes, se centra en los motivos de China, lo cual resulta útil.

Yellen, economista de economistas

Paul Krugman's picture

He tardado tiempo en escribir algo sobre el nombramiento de Janet Yellen para dirigir la Reserva Federal, en parte porque no estaba seguro de qué decir exactamente o cómo explicar la razón por la cual yo y tantos otros economistas estamos tan contentos de que la hayan nombrado.
Pero Noam Scheiber en The New Republic dio en el clavo al escribir en un reciente artículo que lo que es tan esperanzador sobre Yellen no es solo su trayectoria, sino con quién se codea. En este sentido es, sin ninguna duda, la candidata de los economistas.

El villano ‘keynesiano’

Paul Krugman's picture

Ken Rogoff, el economista de Harvard cuyo trabajo con Carmen Reinhart ha desempeñado un papel fundamental en el debate sobre las políticas de austeridad, escribía recientemente una columna que está estructurada como un argumento en contra de Aquellos que: aquellos que piensan que los problemas de Europa provienen únicamente de una excesiva austeridad, y que todos ellos se resolverían con un poco de keynesianismo. Podría ser útil que mencionara esos nombres, o de lo contrario la gente podría imaginarse que está hablando, pongamos por caso, del economista Martin Wolf o de mí.

El trauma de la isla del tesoro

Paul Krugman's picture

Hace un par de años, el periodista Nicholas Shaxson publicó un libro fascinante y descorazonador titulado Treasure Islands (islas del tesoro), en el que explicaba la manera en que los paraísos fiscales internacionales —que también son, como el autor señalaba, “jurisdicciones con secreto bancario” en las que muchas reglas no se aplican— debilitan las economías en todo el mundo. No solo escamotean los ingresos a unos Gobiernos escasos de dinero y facilitan la corrupción, sino que distorsionan el movimiento de capital, lo que contribuye a alimentar crisis financieras cada vez más grandes.

Coches sin conductores

Paul Krugman's picture

Felix Salmon se ha convertido al culto del coche que se conduce solo. “Aunque en general he sido partidario de casi cualquier alternativa al automóvil, ahora no estoy tan seguro de ello”, escribe Salmon, redactor de economía de Reuters, en un blog publicado el 24 de enero. “Creo que la tecnología de los coches inteligentes está mejorando de una forma impresionante, hasta el punto de que podría ser la solución más prometedora, especialmente en partes desarrolladas del mundo como California”. Y en efecto, esto empieza a parecer algo real. Y estoy impresionado.

EEUU necesita un colchón de seguridad más fuerte

Paul Krugman's picture

Al mirar la lista de los artículos “más enviados por correo electrónico” de The New York Times, creo que podemos concluir sin ningún género de dudas que los lectores están sufriendo un hartazgo poselectoral: parece que lo único que quieren leer es sobre comida. Y eso está bien.

Pages