Tu calzado puede hacerte daño: Los problemas de salud que causa un zapato incorrecto


Se ven tan lindos en la vitrina, que nuestro primer impulso es pedir nuestro tamaño, y salir a estrenarlos lo antes posible. Sin embargo, lo que muchas veces ignoramos es que ese calzado que acabamos de comprar podría terminar causándonos serios problemas de salud. Esto ya que tanto los tacones, como nuestras queridas sandalias planas, si no son escogidas correctamente para nuestro tipo de pie, tienen la posibilidad de trernos más daños a nuestro cuerpo que la comodidad que tanto anhelamos.

De acuerdo con un reciente estudio, realizado por la Auburn University, llevar sandalias sin el soporte adecuado del arco, no sólo causa dolor de espalda, piernas, tobillo y pies, sino que además puede alterar la forma en que una persona camina. De igual manera, investigaciones adicionales han revelado que zapatos incómodos pueden contribuir a la desfiguración del pie, resequedad y aparición de dolorosas lesiones en la piel de esa área del cuerpo.

En entrevista con HuffPost Voces la Dra. Emily Splichal, podiatra, especialista en movimiento humano, y colaboradora de la marca de calzado ortopédico Aetrex, nos aclara algunas de las dudas más comúnes, sobre qué zapatos debemos escoger a la hora de salir a comprar, y cómo saber si son apropiados para nuestros pies.

¿Qué características debe tener un zapato para ser considerado una opción buena y saludable para nuestros pies?

Los zapatos más saludables deben tener apoyo ortopédico, amortiguación, y deben proporcionar personalización y ajuste. Los zapatos deben ser creados con materiales de primera calidad para ayudar a los consumidores a sentirse bien al estar de pie.

¿Cuáles son los problemas más comunes relacionados con los pies que pueden afectar la salud general?

El adulto promedio da alrededor de 5,000 a 8,000 pasos al día. Se trata de más de 150,000 pasos en un mes, y 1.5 millones de pasos al año. La mayoría de las personas toman la salud de los pies por sentado hasta que experimentan dolor, hinchazón u otro tipo de condición. Desde el deterioro de la circulación, hasta la deficiencia nutricional, todos pueden afectar la salud del pie, que en última instancia afecta su bienestar total.

Uno de los problemas vasculares del pie más comunes que puede afectar la salud es la circulación arterial. La sangre arterial es bombeada desde el corazón hasta el final de nuestros pies, trayendo oxígeno a nuestros tejidos. La acumulación de placa puede estrechar las arterias en las piernas y los pies, limitando el oxígeno a nuestros tejidos. Una disminución del oxígeno es doloroso, puede retrasar la cicatrización de la herida y, a menudo limita la ambulación.
Uno de los problemas más comunes dermatológicos con los pies es la infección micótica. Comúnmente conocida como pie de atleta, infecciones por hongos son un problema aparentemente menor. Si no son tratadas, las infecciones por hongos pueden causar una ruptura en la piel, permitiendo que las bacterias entren conduciendo a una sobreinfección.
Uno de los problemas neurológicos más comunes relacionados con los pies es la neuropatía. La neuropatía es una alteración en la función nerviosa que a menudo conduce a la sensación de hormigueo, entumecimiento y debilidad en los pies y las piernas. A menudo asociada con la deficiencia nutricional o la diabetes, la neuropatía puede conducir a problemas con el equilibrio y al caminar. Los pacientes con neuropatía tienen hasta cinco veces más riesgo de caídas.
Uno de los problemas más comunes biomecánicos relacionadas con los pies es el exceso de pronación. Puesto que los pies son la base de cada paso que damos, cualquier desequilibrio en los pies, viajará próximamente a las rodillas y la espalda baja. Este estrés puede llevar a un aumento de la artrosis de rodilla precoz y dolor de la articulación sacroilíaca.
¿Cuáles son los problemas de salud más comunes que un zapato puede crear en tu cuerpo?

Igual que los zapatos están diseñados para la protección y funcionamiento (del pie), son también parte de la moda. A veces, nuestro amor por la moda y el estilo reemplaza el papel funcional de la zapatilla. Una mala decisión al escoger zapatos pueden llevar a problemas relacionados con la salud, tales como dolor de espalda baja, fracturas y juanetes. A pesar de que los tacones altos obtienen mucha atención por estar asociado con altas tasas de lesiones, no son el único zapato que puede afectar tu salud.

Las sandalias ofrecen un soporte mínimo para el arco y para absorción de choque, que puede aumentar el riesgo de la fascitis plantar (inflamación), así como aumentar el riesgo de fracturas por estrés. El calzado minimalista es otro tipo de calzado que si no se utiliza correctamente, puede incrementar el riesgo de fracturas por estrés. Uno de los consejos más importantes para la prevención de problemas de salud relacionados con el calzado es no usar el mismo par de zapatos dos días seguidos. Al utilizar zapatos diferentes se disminuye el riesgo de estrés repetitivo del pie y el cuerpo.

¿Qué tan peligrosos son los tacones altos para los pies?

Con tacones de alturas media que llegan a 5 pulgadas de alto, hay un aumento de la tensión colocado en la cabeza de la articulación del pie, dedo gordo del pie y la parte posterior del tobillo. A pesar de los riesgos para la salud de los pies que han sido asociados con el uso de tacón alto, muchas mujeres se niegan a dejar de usar zapatos de tacón. Lo más importante que una mujer puede hacer si quiere seguir usando tacones altos es estirar las pantorrillas y la fascia plantar diariamente, así como variar la altura de los talones para minimizar el estrés sobre las articulaciones del pie y el tobillo.

¿Tienes alguna recomendación para mantener los pies sanos y hermosos?

Las mujeres tienen cuatro veces más problemas de los pies que los hombres, y los zapatos de tacón alto y tamaños incorrectos de zapatos tienen gran parte de la culpa. Para mantener los pies saludables durante todo el año, es importante comprar zapatos que se ajusten a tus necesidades, y añadir aparatos ortopédicos para obtener el soporte correcto para el arco. Marcas de calzado, como Aetrex, cuentan con aparatos ortopédicos incorporados en Lynco que pueden personalizarse, y proporcionan una amortiguación incomparable y funcionalidad. Además, muchas tiendas, como Walking Company, cuentan con vendedores que son especialistas certificados, que han recibido entrenamiento específico en los pies y los tobillos, y en la prevención del dolor.

Es importante recordar que la salud del pie es más que sólo usar zapatos que queden bien de tamaño. Cómo cuidas tus pies al final del día es igualmente importante. Estirar las pantorrillas y los pies por la noche puede ayudar a prevenir el dolor común de pies, como la fascitis plantar o la tendinitis de aquiles. También una buena crema hidratante puede prevenir los talones secos, agrietados y los callos.

Algunos consejos para prevenir el desarrollo de callos y la piel seca de los pies:

Para evitar la resequedad de la piel, la hidratación diaria es importante. Si hidratas los pies después de una ducha, trata de usar un producto a base de vaselina ya que estos están diseñados para sellar la humedad absorbida durante la ducha. Para evitar callos asegúrate de que el peso corporal se distribuye uniformemente con el uso de aparatos ortopédicos.

Fuente: Huffingtonpost

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios