ABC.es: "Una inyección habría sido suficiente para inocular el cáncer a Chávez"


«El comandante Chávez fue envenenado por fuerzas oscuras para golpear al pueblo venezolano y golpear a América Latina», aseguraba ayer el presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, al anunciar la creación de una comisión de «importantes científicos de varios países del mundo» para investigar si el cáncer del comandante fue inoculado. Una posibilidad que ya apuntó el mismo Chávez antes de fallecer y que Estados Unidos calificó inmediatamente de «absurda».

Desde entonces, la comunidad científica anda también a vueltas con esta teoría. Para algunos médicos esto no es más que «una fabulación increíble», mientras que para otros «no es tan descabellado» y solo hace falta «una inyección en cualquier parte del cuerpo».

«Al contrario de lo que piensa mucha gente, técnicamente es posible. Es probable que lo tuviera por sí solo, pero llama mucho la atención que, justo cuando Estados Unidos está perdiendo la batalla por el control de Sudamérica, hayan aparecido en poco tiempo cinco casos de presidentes, ninguno afín, con cáncer. Uno se pregunta, ¿aquí que pasa?», explica a ABC el doctor Carlos Cardona, médico especialista en oncología molecular, que ha estado 16 años investigando el cáncer en universidades tan prestigiosas como Cambridge y Birmingham, en Inglaterra, o en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle, el mismo en el que le hicieron el trasplante de médula ósea a José Carreras.

200 años inoculando cánceres
Para el doctor Cardona, el error que se produce tras la declaración de Maduro es que las opiniones han sido vertidas por periodistas y oncólogos clínicos. «La respuesta hay que buscarla en un oncólogo molecular, que es el que está en el laboratorio experimentando con ratones y el que lleva inoculando cánceres desde hace 200 años. Yo lo he hecho miles de veces y sé que es posible», afirma.

«Hay una gran variedad de maneras de eliminar a alguien, y una puede ser el cáncer. Tan solo hace falta una inyección puesta en cualquier parte del cuerpo mientras llegue a la sangre», declara Cardona, que enumera las posibles vías: «Inyectar líneas celulares de un tumor que conoces previamente, incluso de pacientes que murieron hace 50 años; a través de un oncovirus, es decir, un virus que tú has preparado y que lleva los genes de tumores supresores que se introducen en las células y producen el cáncer, o inyectando directamente carcinógenos químicos».

«Si Chávez, por ejemplo, hubiera ido dentista –continúa–, éste podría haberle puesto una anestesia y después inocularle un oncovirus o un carcinógeno. El paciente no se va a enterar y al cabo de varios meses puede desarrollar el cáncer. Hay carcinógenos químicos que son específicos de un órgano y otros generalizados que provocan cáncer de manera discriminada. Los hay, por ejemplo, que pueden provocan el cáncer en la zona pélvica, que es donde se le ha aparecido a Chávez. La mayoría de estas cosas dejan huella y, si eres investigador, pueden encontrarla pidiendo una muestra del tumor. Puedes ver si ha sido un oncovirus, si hay alguna línea celular, también puedes hacer estudios genéticos para ver si el cáncer se ha desarrollado de manera natural o atípica… Es complicado, pero se puede averiguar».

La inoculación «prácticamente imposible»
Para otra parte de la comunidad científica internacional, ajena por completo al tipo exacto de cáncer que padeció Chávez, esta posibilidad es «prácticamente imposible», en parte por el hecho de que no exista ningún precedente de la teoría lanzada por el presidente Maduro. «Dicen que tuvo un cáncer pélvico, pero no sabemos si se generó en el recto, en la próstata o en la vejiga», cuenta el doctor Antonio González Martín, jefe de servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center en Madrid.

Para el doctor González es aún más complicado de lo que afirma el doctor Cardona: «Solo existen dos escenarios en los que, en teoría, sería posible inocular un cáncer, y ninguno puede aplicarse a Hugo Chávez. El primer caso sería a través de la inoculación de un virus de los que sabemos que puede generar un cáncer. Pero al margen de que la operación no es tan sencilla, tampoco existe seguridad de que ese virus vaya a desarrollar un cáncer finalmente. Y el segundo escenario sería la inoculación en sangre de células de tumor. Puede dar algún resultado en laboratorio con animales, por ejemplo, ratones, pero es altísimamente improbable en humanos, debido a su sistema inmunitario», explica.

Parece que vamos a tener teorías de la conspiración sobre el cáncer de Chávez durante un tiempo, porque no parece que el gobierno de Maduro vaya a desistir en su intento. «Estas teorías no se tienen en pie y contribuyen a crear más miedo en la sociedad respecto a la enfermedad del cáncer, que hoy puede curarse, y extender la impresión de que todo es una fabulación increíble», concluye el doctor González.

Fuente: I. VIANA / F. DE ANDRÉS/ http://www.abc.es/internacional/20130315/abci-chavez-inoculacion-cancer-...

DJ

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios