Abstención puede llegar hasta 50% en elecciones sin Chávez


La historia habla por sí sola. Los procesos electorales en los que Hugo Chávez no ha participado como figura central han mantenido un promedio de abstención que oscila entre 20% y 50% entre los oficialistas. El dato lo rescata, para compararlo con el proceso electoral de abril, la analista política Carmen Beatriz Fernández, quien preside la firma Dataestrategias, lo que le ha permitido evaluar el panorama comicial de hoy y cotejarlo con procesos anteriores, salvo las particularidades propias que conllevaron a esta elección inédita.

Al hacer un análisis de los estudios de opinión, los números y las probabilidades reales en bloques, se demuestra que el posible triunfo del candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles Radonski, no es desdeñable, explica la especialista. “Hay que tomar en cuenta que las encuestas nunca miden los niveles de compromiso de participación de la población, eso siempre es una gran interrogante”.

Aunque la balanza electoral está inclinada hacia el oficialismo por toda la ventaja que representa tener los recursos del Estado a favor, el arranque de esta campaña no es negativo, “aunque Maduro tenga tres hombres en base”, sostiene.

El posible triunfo de la opción opositora está íntimamente atado a las estrategias de movilización que ejecuten la Unidad y el chavismo. Esta etapa es una especie de repetición del 7 de octubre. Aunque Fernández considera que en esta oportunidad no se repetirán los índices de participación del 80%, uno de los más altos de la historia democrática nacional. “Es complicado tener un nivel de participación igual, todo dependerá de la movilización de los partidos”.

La pelota está de su lado

El reto está planteado. Hay que estar consciente de que la oposición no tiene la capacidad logística de hacer movilizaciones como las del oficialismo en octubre, confiesa la urbanista. Eso solo lo puede hacer un Estado al servicio de un partido, es algo impensable en condiciones normales, agregó.

El claro ventajismo de Nicolás Maduro como opción electoral evoca la misma situación de los pasados comicios, en los que el abanderado rojo ha tenido todas las herramientas de campaña, difusión, movilización. “Aquí se han perdido la vergüenza y el respeto por la forma. Un monstruo como Petróleos de Venezuela (Pdvsa) hace campaña abiertamente por Maduro, imprime calcomanías, gorras y otro tipo de material propagandístico”.

La mejor opción que tiene la MUD para hacer frente al ventajismo oficial es hacerlo notorio. Aun cuando la campaña electoral es muy corta y no habrá tiempo para gastar tanto dinero como en las presidenciales pasadas, es indispensable hacer visibles la corrupción y el abuso, para que esto forme parte de la discusión pública.

Déjá vu

La precampaña representa los actos teloneros que abren un nuevo período de proselitismo político. Para la magíster en Campañas Electorales ver la primera gira de Capriles por Táchira, Mérida y Zulia representa un revivir ciudadano que se remonta a la pasada campaña electoral por la presidencia.

Son las mismas personas del otrora Comando Venezuela, actividades similares a las anteriores y, un factor destacable, hay una militancia que se activó de forma veloz, afirma Fernández. “Esto no se preveía, inclusive por parte de ningún bando”.

Hay diferencias notables entre el lenguaje del aspirante opositor de 2012 y el de ahora, pues Capriles trataba con mucho más respeto a Hugo Chávez. “Creo que eso es algo negativo porque estamos viendo un lenguaje muy deteriorado entre ambos candidatos”. Esta puede insuflar los ánimos del elector opositor.

La carencia de un lenguaje de altura en ambos abanderados la siente el elector, las confrontaciones que se han visto evidencian que se prefiere caer en descalificaciones, inclusive personales, en lugar de debatir ampliamente.

El debate que el gobernador de Miranda ha propuesto a Maduro sería lo más conveniente para ellos y para la población electoral, manifiesta Fernández. Hay dos propuestas de país que distan entre sí, y esto quedaría explícito en la confrontación de ideas.

Los ejes discursivos

La retórica del Presidente encargado gira en torno a la herencia político-electoral que le dejó Chávez, cosa que nadie duda, pues fue la voluntad del ex mandatario, expresada en cadena nacional antes de partir a Cuba para su cuarta intervención quirúrgica, recuerda Fernández.

La descalificación “ad hominem” sobre la homofobia o el “señor de los apellidos” es un elemento desacertado y excluyente, opina la directora de Dataestrategia. Es una actitud que invita a la segregación. “80% de los venezolanos tiene dos apellidos. El 20% restante tiene un papá demasiado irresponsable. Esto segrega a una minoría. Es un tema inclusive pantanoso para Maduro, porque se asegura que él tiene varios asuntos pendientes de paternidad”.

El caso Capriles cambia para este 14 de abril. Su campaña está centrada en los valores, la verdad versus el engaño. Mientras que en octubre el candidato opositor hablaba de progreso, ahora recuerda todo lo ocurrido en Venezuela los últimos dos meses con la muerte de Chávez y todo el proceso de expectativa nacional, que en paralelo ha acarreado un enorme deterioro en la credibilidad de las instituciones públicas, amplía Fernández.

En todas las campañas electorales priva el componente emocional y ésta no será la excepción, sostiene. Todo lo contrario, la campaña cabalga sobre la emocionalidad de la muerte del líder socialista. El mensaje y cómo se conecta con las audiencias es fundamental de ambos lados para que pueda tener el efecto esperado en el público cautivo.

Política 2.0

Fernández, quien ostenta el premio Aristotle Excellence Award 2010, por sus trabajos en ciberpolítica, considera que la penetración que ha tenido esta rama en las nuevas tecnologías es muy importante en estos tiempos, sobre todo si se quiere captar el voto de los más jóvenes, quienes mantienen un nivel de penetración del 70% en la Internet.

Además de las características generacionales, la zonificación también es destacable. La zona centro norte costera del país, en donde la oposición tiene mayoría, también tiene una alta penetración de las herramientas informáticas.

Tres nombres saltan al consultarle sobre los políticos pioneros en la comunicación a través de las redes sociales. Leopoldo López, ex alcalde de Chacao, fue uno de los primeros y mejores en manejar las redes para su uso profesional.

El candidato Capriles también lo ha hecho muy bien, dice la magíster en Administración de Empresas. En el otro extremo está Chávez, quien fue el fenómeno de la popularización en el manejo del Twitter como herramienta de comunicación.

Venezuela es el tercer país con más presencia en Twitter en el mundo. Según Fernández, eso en gran medida es gracias al ex mandatario barinés, pues su incursión hizo que el uso de la red se maximizara. “Chávez fue el segundo político más seguido del mundo, después de Barack Obama, quien le aventaja por una amplia brecha”.

El anuncio que hizo el gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, sobre la cuenta @chavezcandanga, que quedaría para reflexiones revolucionarias, es un asunto delicado, explica la politóloga. Esta cuenta era personal y verificada por Twitter, quien tiene mecanismos precisos en caso de la muerte de un usuario. “Los herederos están en facultad de cerrar la cuenta. No es como la del Papa, que ahora la utilizará el sucesor Francisco ”.

Fuente: Odell López / http://www.el-carabobeno.com/portada/articulo/54818/abstencin-puede-lleg...

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal