El nominado de Trump a embajador en Rusia critica a Moscú por el "momento crítico"

El nominado de Trump a embajador en Rusia critica a Moscú por el "momento crítico"

El candidato designado por el presidente Donald Trump a ocupar el cargo de embajador de Estados Unidos en Rusia, Jon M. Huntsman, culpó hoy a la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones del año pasado del "momento crítico" que atraviesa la relación entre ambas potencias.

"Es un momento crítico en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia", reconoció a la comisión del Senado que estudia su posible nombramiento el diplomático de 57 años, quien añadió que "no hay duda" de que Moscú medró en la campaña electoral de 2016 que llevó a Trump a la Casa Blanca.

Huntsman apuntó a esta "interferencia" como principal causa del actual "bajo nivel de confianza entre ambos países", sin embargo, no dudó en defender la importancia de encarrilar la relación con la "superpotencia nuclear" para así poder trabajar en el "objetivo común" de conseguir la "estabilidad global".

Exaspirante presidencial en 2012 y gobernador del estado de Utah entre 2005 y 2009, Huntsman cuenta con una dilatada experiencia en el cuerpo diplomático tras ocupar los cargos de embajador tanto en China (2009-2011) como en Singapur (1992-1993)

El republicano, cuyo posible nombramiento había recibido el visto de Moscú el pasado mes de julio, no tuvo problemas en criticar al Kremlin por "amenazar los intereses de la Unión Europea y por no respetar los derechos humanos de sus ciudadanos", pero enfatizó que el problema es con el Gobierno ruso, no con su población.

El diplomático esbozó un plan de trabajo basado en cuatro pilares: defender los intereses estadounidenses en temas tan delicados como la lucha contra el terrorismo o la situación en Ucrania, mejorar la relación tras el episodio de la injerencia electoral, dar esperanza a los ciudadanos rusos y garantizar la seguridad de su equipo en ese país.

El aspirante hizo hincapié en este último punto, al que se refirió como su principal prioridad, y dijo estar convencido de que, pese al recorte de personal impuesto recientemente por el Kremlin, los 455 funcionarios estadounidenses que aún permanecen en Rusia "sacarán adelante su misión".

El pasado mes de julio, Rusia ordenó la reducción del número de diplomáticos estadounidenses en Rusia en respuesta al nuevo paquete de sanciones económicas aprobadas por el Congreso contra Rusia por su presunta injerencia en las elecciones estadounidenses de 2016.

El Gobierno ruso exigió a Estados Unidos que, a partir del 1 de septiembre, redujera en 755 personas el número de diplomáticos y personal técnico que trabajaba en su embajada en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades, para así igualar la presencia diplomática de ambos países.

La respuesta del Gobierno estadounidense fue decretar el pasado 31 de agosto el cierre del Consulado de Rusia en San Francisco y dos anexos diplomáticos, uno en Washington y otro en Nueva York. EFE

CC

Categoria: