Potasio: protección a tu organismo, regula líquidos y equilibra tus nervios