Una cadena humana de varios kilómetros en Caracas pide por la paz en Colombia

Entre ellos destacó el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Darío Vivas, quien manifestó que la crisis entre Bogotá y Caracas es una "maniobra del imperialismo estadounidense para impedir que los países latinoamericanos se integren y tengan una posición independiente y soberana".

Vivas recordó que Colombia "es el único país de la región en guerra" y criticó que mientras los países latinoamericanos postulan la paz el gobierno del saliente presidente colombiano, Álvaro Uribe, optó por la guerra.

"Mientras Uribe habla de guerra y monta las bases militares del imperio, Unasur, y con ella Venezuela, proponen iniciativas de paz y actúan en búsqueda de la paz", dijo el diputado oficialista. También dijo que le corresponderá al nuevo presidente colombiano, Juan Manuel Santos, "tomar medidas, porque Venezuela sufre las consecuencias de la guerra en Colombia".

Vivas no se refirió a la última iniciativa de Uribe de denunciar a Chávez ante la Corte Penal Internacional (CPI) y de demandar a Venezuela ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Se limitó a expresar que la presencia del canciller venezolano, Nicolás Maduro, en Bogotá, para asistir a la toma de posesión de Santos, "es una muestra de (...) buena voluntad".

Sin embargo, la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN) indicó, en referencia a esas denuncias, que "Uribe se despide de la Presidencia con nueva agresión contra Venezuela".

Destaca, además, que la denuncia contra Venezuela de violación de Derechos Humanos coincide con el descubrimiento en Colombia de "una fosa común con más de dos mil campesinos asesinados por el Ejercito del vecino país, quienes presentan a las víctimas como guerrilleros muertos en combate".

La crisis entre Bogotá y Caracas surgió el 22 de julio pasado cuando el representante colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Alfonso Hoyos, dijo que Venezuela protegía a líderes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) permitiéndoles refugiarse en su territorio.

Chavez, que calificó de "patraña" ese señalamiento, rompió relaciones con Bogotá por considerar que la denuncia auspiciaba una posible intervención militar patrocinada por Estados Unidos.

El ministro de Defensa de Venezuela, general Carlos Mata, dijo, por su parte, que no se encontraron campamentos de las FARC en las coordenadas dadas por el representante colombiano en la OEA y calificó de "mentiras" sus denuncias. EFE

Categoria: