Pornografía: El enemigo de las relaciones entre los más jóvenes


Con tanta accesibilidad a la tecnología y al Internet, la pornografía se ha convertido en una práctica cada vez más realizada, así como en uno de los principales enemigo de las relaciones, sobre todo para los chicos más jóvenes.

"Un estudio de 2,000 personas, llevado a cabo recientemente por TED.com, reveló que la pornografía es el obstáculo más común citado en las relaciones románticas entre hombres y mujeres en la adolescencia, y los 20 años. Las mujeres dicen que los chicos son emocionalmente inaccesibles, y los hombres dicen que la pornografía les hace menos interesados en la búsqueda de una relación", comenta Jim Wysong, autor del libro "The Neutering of the American Male".

Asimismo, el autor afirma que "la falta de participación de los padres en la crianza de sus hijos, el abuso de medicamentos recetados e ilegales, y la incertidumbre acerca de su rol de género han empujado a los chicos estadounidenses y los hombres (a esto)... Todos tenemos una necesidad de sentirnos importantes, de ser aceptados y amados, pero esos problemas impiden que algunos hombres desarrollen relaciones satisfactorias".

El escritor asegura además que los hombres suelen ser más visuales y físicos, por lo que son capaces de usar la pornografía para satisfacer algunos de sus necesidades a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, también necesitan el apoyo emocional, cariño y una conexión más profunda de una pareja.

"La intimidad sexual es típicamente un subproducto de la intimidad emocional. Por desgracia, cuando la gente no tiene una relación satisfactoria, sus deseos sexuales no desaparecen… Se convierte en un círculo vicioso: los hombres recurren a la pornografía que busca satisfacer las necesidades no satisfechas, y la adicción a la pornografía hace que sea muy difícil de lograr la relación equilibrada y amorosa que satisface sus necesidades emocionales", añade Wysong.

Para ayudar a los chicos a desarrollar una relación saludable con el sexo desde temprana edad, el autor aconseja que los padres, especialmente los papás, se sienten con sus hijos a discutir sobre el tema. Esto ya que entiende que la falta de diálogo deja a los jóvenes buscando respuestas a su curiosidad por su parte, desafortunadamente, en ocasiones llevándolos a encontrarlas en la pornografía, la cual no muestra el sexo de una manera sana ni balanceada.

De igual manera, insta a las personas a plantearse las siguientes preguntas: ¿Sientes vergüenza luego de ver pornografía?, ¿Buscas estar solo para sentarte a ver pornografía?, ¿Esta práctica ha tenido un efecto negativo en tu vida personal, relaciones, trabajo o relación amorosa?, o ¿Sientes que has estado viendo cada vez más pornografía? Si contestaste afirmativamente a cualquiera de estas preguntas, o te preocupa que tu ser querido sea adicto a este tipo de contenido, es tiempo de pedir ayuda con un especialista que pueda guiarte en el proceso. Un examen tomado en Recoveryconnection.org, puede ayudarte también a conocer más sobre ti mismo y tus tendencias.

Fuente: Huffingtonpost

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios