Estrategias para ayudar y motivar a quitar el vicio del cigarro a un ser querido


El papel de seres queridos es importante para que un fumador pueda dejar el hábito y no pierda motivación en el proceso. El sitio Health publicó algunas estrategias. El tabaquismo es uno de los vicios más difíciles de dejar y por ello existen decenas de tratamientos médicos y caseros que ayudan a las personas a superar esta dependencia al tabaco.

Además de la voluntad de una persona que quiera dejar este vicio, algunos especialistas consideran que las personas cercanas al fumador son de vital importancia para que el tratamiento resulte un éxito.

El sitio web de la revista Health publicó una serie de estrategias encaminadas a que amigos o familiares de los fumadores, los apoyen para que consiga esta meta.

Tener paciencia, animarlo con el ejemplo y estar al pendiente de su evolución son algunas de las estrategias que llevarán a que el resultado sea tangible para quien lleva el tratamiento.

Distracción. Acompañar a la persona en las nuevas actividades que se ha propuesto como una caminata o algún hobbie ayuda a que mantenga la atención en la nueva ocupación.

Ser tolerante ante el mal humor. Una de los síntomas de quienes intentan dejar el cigarro es que se alteran con facilidad. El sitio recomienda una actitud abierta y mucha paciencia para evitar problemas con los cambios de ánimo.

Recompensar. Cuando el fumador haya alcanzado alguna meta de tiempo, es bueno festejarlo con una actividad juntos o un regalo.

Mantenerse al pendiente. Estar en constante comunicación con la persona acerca de lo que necesita, ayúdalo/la a que no se sienta sola en su intento por dejar de fumar. Se se le debe hacer sentir que uno está dispuesto a ayudar en todo lo que necesite.

No provocar a la persona. En caso de ser fumador, lo más recomendable es no fumar cerca de quien intenta renunciar al hábito; lo mejor es que no se dejen los cigarros cerca de algún lugar que signifique una tentación para quien desea dejarlos.

Aplaudir su esfuerzo. Si la persona reincidió, no importa si fue mucho o poco el tiempo que logró separarse del cigarro, lo importante es recordarle que tuvo la fuerza de voluntad para dar el primer paso y que ahora que lo ha conseguido podrá plantearse metas más largas.

Motivarlo a que intente de nuevo. Cada vez que sea conveniente será bueno para él o ella escuchar que la gente sabe que lo volverá a intentar. Mencionarle frases afirmativas que le hagan sentir que una nueva oportunidad es algo real.

Ayuda a que aprenda una lección nueva. Platicar con él o ella acerca de las situaciones que fallaron en su intento previo, eso puede causar que se de cuenta de los errores y sepa que son corregibles.

Sugerir un tratamiento profesional. Comentar con él o ella acerca de la posibilidad de buscar ayuda de un especialista para que el método sea el más adecuado. Eso motiverá a no tener que enfrentar el problema a solas.

Animar con el ejemplo. Si has dejado de fumar con anterioridad, puedes compartir con tu amigo o familiar los beneficios que ha traído esa acción; comenta con ellos los momentos y estrategias que se utilizaron para no caer de nuevo. Esas ideas motivarán a la persona que ahora quiere iniciar un nuevo camino.

Por último, si la persona involucrada no logró quistarse definitivamente el vicio, la revista menciona dos ideas para los momentos negativos que pueda experimentar el fumador, tras haber fallado.

La primera es que recuerde el sentimiento de bienestar físico que le ha traído y la segunda, la forma en que pudo atravesar los momentos de ansiedad.

Fuente: De10

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios