¿Tener sexo estando dormido es posible?, ¿Cuáles son las causas y cómo se manifiesta?


Un especialista aseguró que mantener relaciones en estado de sonambulismo es una patología conocida como sexsomnia· ¿Cuáles son las causas y cómo se manifiesta?

¿Será cierto que los hombres tienen más sueños eróticos y excitación genital que las mujeres? ¿O sólo es una conclusión falsa dada por el fácil acceso a los genitales masculinos, que el sólo hecho de tocarlos u observarlos a simple vista, corrobora los cambios que se producen al dormir?

Los estudios en hombres concluyeron que durante la fase de sueño REM (movimientos oculares rápidos) pueden aparecer sueños eróticos acompañados de erección o eyaculación (poluciones nocturnas) con o sin masturbación. Algo similar sucede en las mujeres: se dilatan los vasos de la pelvis, hay congestión genital, lubricación, sueños eróticos y algunas hasta llegan al orgasmo.

Más allá del placer que puede producir un despertar “caliente”, se cree que durante el sueño el mayor caudal de sangre hacia los genitales permite una buena oxigenación, lo que se traduce en una piel suave, sensible a los estímulos y lubricada.

Sabemos entonces que durante la fase de sueño REM se originan, tanto en hombres como en mujeres, una serie de mecanismos fisiológicos normales que ayudan a mantener la vitalidad de los órganos genitales además de proporcionar placer, y por qué no, el inicio de un juego erótico mañanero. Eso sí: bien despiertos.

Sexsomnia o sleep sex

Se denomina sexsomnia o parasomnia a un tipo de alteración del sueño (algo así como un sonambulismo de tipo sexual) y consiste en la actividad sexual durante el sueño: masturbación, coito, verbalización de conductas eróticas, violencia sexual u otro tipo de comportamiento automático e inconsciente.

Para algunos investigadores, la sufren casi un 1% de la población general, es más frecuente en los varones y se detecta por medio de estudios de sueño (polisomnograma).

Una vivencia desagradable

Las acciones corporales de índole sexual durante el sueño, reportadas en la mayoría de los casos por la pareja, provocan un profundo malestar, ya sea por la repetición de las crisis, la imposibilidad de recordarlas, la vergüenza, los temores ante un nuevo compañero sexual y la falta de control sobre las conductas involuntarias.

Las personas con sexsomnia son más propensas a sufrir ansiedad, problemas de atención, de concentración y depresiones. Sienten que están “disociadas”, que la noche les depara la aparición de ese “otro” hambriento de sexo. También se comprobó que la sexsomnia puede aparecer en cualquier momento del sueño (fases No REM y REM) y en el lapso entre el sueño y la vigilia.

Hoy sabemos un poco más sobre este problema:

- Puede aparecer en períodos de estrés.

- Se agrava con el abuso de alcohol, drogas o tabaco.

- Pueden tener un componente genético (en investigación).

- Se diagnostica por un estudio de sueño o polisomnograma.

- Requiere tratamiento médico, psicológico y medidas generales para bajar los niveles de estrés.

- Es fundamental trabajar con la pareja

Fuente: Derf

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios