10 errores "mortales" antes y después de una extracción de muela


Uno de los grandes dolores de cabeza por el que atraviesan prácticamente todos los adultos de cualquier parte del mundo es todo lo que conllevan las llamadas muelas del juicio.

Como explica bupasalud.com, estos molares generalmente aparecen entre los 17 y 24 años de edad. Hay quienes corren con la suerte de que éstas no salen, otros son afortunados porque durante su crecimiento, no presentan molestias, mientras que varios deben acudir al dentista para sacarlas, pues no existe el suficiente espacio para que crezcan de forma normal.

Finalmente, la extracción de la muela del juicio implica someterse a una microcirugía, por lo que es necesario seguir un procedimiento antes y después de la operación para no sufrir malestares o contraindicaciones.

En De10.mx, con ayuda de mx.mujer.yahoo.com, vidaysalud.com y es.wikihow.com, te decimos 10 errores frecuentes que cometemos cuando nos van a sacar una muela.

1. No decirle al dentista de todos nuestros antecedentes médicos. Lo primero que debes hacer antes de someterte a una extracción de muela, es contarle a tu dentista si tienes algún problema de salud o si estás tomando algún medicamento.

Si eres diabético, es muy importante que se lo menciones al odontólogo, pues deberá tomar ciertas precauciones al momento de realizar el procedimiento para sacar la pieza; recuerda que necesitarás atravesar por un proceso de cicatrización y si tienes problemas de azúcar, podría complicarse.

De igual forma, si tienes problemas con la presión, deberán estabilizarte antes de ponerte en manos del dentista y si tomas algún medicamento que hace más ligera la sangre, deberás suspender la toma varios días antes para así evitar hemorragias.

2. Hay que controlar bacterias con anticipación. Sacar una muela es más complicado de lo que crees y no se trata nada más de sentarte en el sillón del dentista para que haga su trabajo.

Es probable que el doctor te recete, días antes, medicamentos especiales o bien, que realice una limpieza dental profunda con la finalidad de erradicar la mayor cantidad de bacterias posibles que habitan en tu boca, la cuales podrían desatar diversas infecciones, incluso una endocarditis bacteriana.

3. Que los nervios no te dominen. Es cierto que muchas personas experimentan un pánico tremendo cada vez que se sientan frente al dentista y abren la boca para iniciar la revisión. Los nervios se incrementan al mil si pensamos en que tendrán que sacarnos una muela.

Lo mejor será que duermas bien un día antes de la operación y sigas al pie de la letra las recomendaciones del odontólogo. Si te pones demasiado tenso, podrás experimentar mareos, hiperventilación, taquicardias e incluso, algún desmayo por baja excesiva en los niveles de glucosa.

4. Beber alcohol y fumar antes de tiempo. Ya superado el proceso de la extracción, hay quienes creen que después de un par de días, pueden volver a su rutina normal, cuando aún se deben seguir ciertas restricciones en lo que comemos y bebemos.

Por si no lo sabías, está prohibido beber alcohol, así como fumar, durante las tres primeras semanas posteriores a la cirugía. Los dentistas recetan varios medicamentos para el dolor y la cicatrización, mismos que son eliminados por el hígado y si tomas bebidas alcohólicas.

Respecto al cigarro, el humo contiene ciertas sustancias tóxicas que podrían irritarte e interferir en la cicatrización de la herida. Así que evita encender un cigarrillo como mínimo en las primeras 48 horas para evitar contraindicaciones.

5. Controlar el sangrado. Al término de la extracción, el dentista te dará un pedazo de gasa para que la coloques precisamente sobre la herida y la muerdas, como mínimo, durante media hora.

Hay quienes consideran que 30 minutos es demasiado tiempo y no siguen las instrucciones al pie de la letra: quizá noten que brota poca sangre, pero la situación puede revertirse en unos cuantos minutos y presentar una hemorragia que te hará volver de inmediato al dentista para controlarlo.

6. Cuidados con la alimentación. Luego de que te sacaron una muela, deberás seguir algunas recomendaciones alimenticias, pues no creas que después de unas horas, podrás aliviar tu dolor comiendo lo que quieras.

Lo mejor será que durante unos días lleves una dieta suave, basada en sopas y caldos tibios, así como yogur y jugos; trata de beber mucha agua en las primeras 24 horas después de la operación y evita utilizar popotes, pues podrías lastimarte y provocar un sangrado. Aunque te cueste más, lo mejor será que hagas tragos pequeños.

7. Descansa lo suficiente. Como cualquier malestar de salud, si quiere reponerte de la extracción de muela, lo mejor será que descanses en casa lo suficiente y sigas al pie de la letra, las recomendaciones del dentista y acates esas limitaciones físicas que te sugiere durante esos primeros días.

Durante las siguientes horas, trata de dormir, como mínimo, ocho horas; evita hacer esfuerzos, lo que incluye no hacer ejercicio, agacharte y levantar cosas pesadas, así no provocarás un sangrado inesperado.

8. La higiene a seguir. No enjuagues y cepilles tu boca durante las primeras 12 horas después de la extracción de muela. Pasado este tiempo, realiza buches con agua tibia y sal cada dos o tres hora, con la finalidad de evitar la proliferación de bacterias.

Cepilla tus dientes de forma suave y evita tocar la parte de la encía afectada; un par de días después, cepilla el lugar en donde se realizó la extracción y su alrededor, con la intención de no permitir que se forme placa y haya mal aliento.

Si utilizas enjuague bucal, mézclalo con agua y olvídate de utilizar palillos para remover la comida de tus dientes, pues podrías lastimarte gravemente.

9. Dosis de medicamentos. Al salir del consultorio, lo mejor será que acudas de inmediato a la farmacia y compres los analgésicos que te recomendó el dentista. Comienza a tomarlos antes de que te pase por completo el efecto de la anestesia, para evitarte mayores dolores y estragos.

Toma los medicamentos con agua y después de haber comido, para así no sufrir náuseas. Si sufres mucha inflamación, aplica hielo en la zona para aliviar el malestar.

10. Manejar. Hay personas que no vislumbran que la extracción de una muela resulta ser una pequeña cirugía, en donde será necesario anestesiarte para poder llevarla a cabo. El dentista te someterá a una dosis de sedación, la cual podría aumentar si se complica el procedimiento para sacarte la pieza dental.

Lo mejor será que el día que vayas a hacerte esta operación, acudas acompañado de un amigo o familiar, quien podrá regresarte sano y salvo a casa, sin que tú tengas la necesidad de manejar hasta tu hogar, con todo y molestias.

Fuente: http://de10.com.mx/salud/2012/errores-al-sacar-una-muela-15547.html

DJ

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios