Los efectos del estrógeno en las emociones femeninas


Esta hormona tiene efectos varios en el cuerpo, todos centrados en las emociones, desde el reconocimiento de expresiones faciales hasta cambios en mecanismos neuronales y psicológicos, tanto en la amígdala, el hipotálamo como en los lóbulos prefrontales.

Es motivo de burbujeantes bromas y crueles dramas; de mitos, explicaciones pseudocientíficas, investigaciones por hacer. De hecho, el personaje principal en el caso se ha estado estudiando durante todo un siglo y aún no logramos recoger todos sus intricados pasos en una relación estrecha y ligada a la reproducción femenina.

Se conoce como estrógeno y es la hormona responsable de los cambios de humor y temperamentos, especialmente esos encadenados a la menstruación.
Fíjese bien; antes de la pubertad, los niños son doblemente propensos, más que las niñas, a necesitar terapias por desórdenes neuronales que tienen que ver con emociones. No obstante, una vez terminada esa fase las chicas se van por delante en esta carrera que el que gana es quien va detrás. Aumenta la vulnerabilidad a desórdenes depresivos y ansiedades; estos problemas comienzan con la pubertad y terminan a los 55 años (en promedio, por supuesto), una melodía producto del concierto del estrógeno en el cuerpo, los cambios en sus niveles.

“Las respuestas emocionales femeninas pueden variar significativamente en momentos premenstruales. Pueden estar depresivas o de mal humor durante la menstruación o en la fase anterior a ella, una condición conocida como el síndrome premenstrual. Un 75% de las mujeres en edad reproductiva sufren cambios de humor o incomodidad física. De hecho, los estudios cerebrales han mostrado un aumento notable en la actividad de la corteza medial orbitofrontal, un área relacionada con el proceso emocional premenstrual. Ciertamente, el enlace entre el estrógeno y la emoción es innegable”, explica Luo Yue-Jia del Colegio Universitario para las Ciencias Cerebrales y Cognitivas en la Universidad Normal de Pekín.

Con o sin serotonina

Los investigadores nos recuerdan los efectos varios que tiene esta hormona en el cuerpo y el cerebro y la emoción es la estrella principal. Desde el reconocimiento de las expresiones faciales, la conducta emotiva en el hipotálamo, la danza con los neurotransmisores en el cerebro, aumentando o disminuyendo la eficacia en áreas del sistema nervioso central a través de complejos mecanismos neuronales y psicológicos, tanto en la amígdala como en los lóbulos prefrontales.

“Hace mucho nos dimos cuenta de que el estrógeno tiene un uso terapéutico para el cambio de humor. Por ejemplo, la depresión entre mujeres con ovariotomías fue disminuida al administrar estrógeno, solo o con serotonina inhibidora selectiva. Además, la terapia de reemplazo es usada en mujeres posmenopáusicas para mejorar el humor, el nivel de energía y el bienestar en general. Sin embargo, el estrógeno no es simplemente un protector fisiológico natural, muchas personas han reportado que la administración de estrógeno no mejora su humor y puede hasta causarle miedo y ansiedad. Por lo tanto, el impacto del estrógeno en la emoción varía y depende del estado actual del individuo y su situación”, explica Chen Chunping, coautor de la Academia China de Ciencias.

Cambios de humor

En el cuerpo, pocas cosas funcionan solas. Las hormonas, los neurotransmisores, las proteínas, los genes y así, cada elemento dentro de ellos tiene una función principal, pero el estado de los demás influirá en cómo resulte el trabajo que hagan. Es ese complicado baile en el que danza nuestro cuerpo cada día que hay que comprender a cabalidad para entender detalladamente a cada individuo. Ciertamente, el desarrollo del genoma y el mejor estudio de las neurociencias está permitiendo una indagación mucho más pormenorizada en estas áreas. Los autores del estudio piensan que las hormonas no ejercen un papel absoluto y singular en el cuerpo sino que regulan los cambios físicos y psicológicos en dimensiones numerosas.

“Los sistemas endocrinos, neurológicos y psicológicos son interdependientes, por lo tanto, necesitamos una mezcla efectiva de la psicología, la biología y la fisiología para comprender mejor los mecanismos internos que ocurren para despertar humores distintos en las pacientes. Nuestro objetivo es, precisamente, comprender mucho mejor el papel del estrógeno en este importante tema”, dice Yue-Jia.

Ciertamente, se ha determinado que el 95% de las mujeres presenta un aumento notable en emociones negativas durante la fluctuación de los niveles endógenos del estrógeno. La ansiedad, los cambios de humor, la depresión, el miedo, pueden ser manejados mucho mejor en el mundo femenino si continuamos indagando estos complejos elementos que involucran la esencial influencia del estrógeno en las emociones femeninas. De hecho, los investigadores nos dicen que ya están realizando experimentos sobre las hormonas de los ovarios y la compleja cognición social.

Fuente: Glenys Álvarez/ http://www.hechosdehoy.com/articulo.asp?idarticulo=14425

DJ

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal