El gran secreto para tener orgasmos que duren mucho tiempo

El gran secreto para tener orgasmos que duren mucho tiempo

El sexo es fundamental en la pareja, pero el orgasmo todavía lo es más. Ya sea acompañado o en solitario, es una sensación casi milagrosa necesaria para todo el mundo. El bienestar que provoca es muy importante, como ya han insistido en multitud de ocasiones estudios médicos y psicológicos. Lo sabes de sobra: las mujeres alcanzan el clímax en un porcentaje bastante inferior a los hombres. No influye sólo lo que haga o deje de hacer la otra parte; el estado de ánimo, las presiones, el estrés e incluso la propia anatomía de sus cuerpos dificultan en muchas ocasiones que ese éxtasis final se dé con la misma proporción que en los varones.

Hay muchos trucos para conseguir alcanzarlo. Se habla mucho de cantidad y poco de calidad. Y que sin ir más lejos, el objetivo es llegar, y la intensidad y duración del clímax parece dar igual, y no da. “El orgasmo femenino suele durar entre seis y 30 segundos pero hay maneras de conseguir que se disfrute durante horas”, explica en 'Daily Star' la doctora Emily Nagoski.

¿Cómo lograrlo?

El sexo tántrico es la clave. Quizá esta antigua práctica sexual sea la solución para que ambos tengáis los orgasmos más duraderos y esa chispa se convierta en un incendio que no queráis apagar nunca. Pero, ¿qué es? A más de uno le sonará como lejano, místico e incluso, raro. Pero va mucho más allá. Se valora cada beso, caricia y abrazo. Se adora al máximo a la persona con la que estás, cómo siente y lo que siente.

Esta práctica de origen hindú no tiene como objetivo llegar a la eyaculación (aunque la consiga) sino disfrutar de cada momento. No solo se centra en los genitales sino en todo el cuerpo en conjunto. Surgió hace más de 4.000 años y las parejas que lo han probado aseguran que sus emociones aumentan y su conexión entre cuerpo y mente mejora muchísimo.

Una de las claves es contener la eyaculación. Realiza los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos de la pelvis
El objetivo principal es dejarse llevar por el placer. Existen muchos mitos y falsas creencias como que con que dos personas se miren a los ojos consiguen un orgasmo o que su fin es la eyaculación. Se debe aprender a disfrutar del sexo sin etiquetas, sin tabúes, ni presiones, ni ansiedad, solo con libertad.

Es muy importante que te recrees en los masajes estimulantes, caricias y besos y si es posible, que ambientes donde lo hagas: un sitio cómodo, con buena temperatura, luz adecuada o música relajante. Uno de los aspectos fundamentales para practicar sexo tántrico es la respiración, acompasarla con la de tu pareja y sincronizarlas para estar en la misma sintonía y así aumentar y prolongar la conexión entre ambos. Lo primero que hay que hacer es sentarse uno enfrente del otro mirándose a los ojos. Una vez así, se empieza a acariciar el cuerpo de la persona que tenemos delante, siempre de cara y sin dejar de lado la respiración y sin que se convierta en una competición.

Una de las claves es contener la eyaculación. Hay muchas técnicas, pero los ejercicios de Kegel son los más conocidos para fortalecer la musculatura pubococcígea (músculos pélvicos) que también ayudan a evitar la incontinencia urinaria o a facilitar el parto. Los hombres también pueden probar con la masturbación: cuando lleguen al punto de no retorno, deben parar, que la excitación baje y continuar estimulando hasta volver al mismo punto anterior, así conseguirán eliminar el hábito de eyacular precozmente.

La excitación no tiene que aparecer rápidamente si no de manera progresiva, siendo conscientes de cada paso y pensamiento que se hace, disfrutando de cada sentido y cada caricia.

Beneficios

Los expertos dicen que uno de los principales ventajas es que esta practica da a las parejas un profundo sentido de la intimidad, lo que significa que sus relaciones se vuelven más fuertes y felices. Además, ayuda a amar realmente, y lo más importante, a respetar al otro, ya que lo más importante está en complacerse unos a otros.

Pero no solo son beneficios "espirituales". Conseguir el superorgasmo con el sexo tántrico es posible. Lo primero que debemos preparar es nuestra mente. Si tenemos la cabeza puesta en otra cosa, nunca conseguiremos tener relaciones sexuales plenamente satisfactorias. Las estrategias propuestas por los expertos son semejantes a las de la meditación.

El objetivo principal es dejarse llevar por el placer. Respira, siente, confía y disfruta de cada caricia, beso y abrazo
A través de los mantras, señala la escritora y experta sexual Bárbara Carrellas, podemos vaciar nuestra mente y evitar que esta comience a pensar en la lista de la compra, en lo que haremos después de salir de la cama o en otras cuestiones que quizá hagan que tardemos más, pero lo pasemos peor. Debemos aprender a estimular nuestros sentidos, ya no solo en el dormitorio, sino también en otros aspectos de la vida, dejarse llevar hasta donde el sexo nos lleve y no preocuparnos por que alguien pueda escucharnos, sintiendo y disfrutando poco a poco y sin prisas de cada parte de nuestro cuerpo.

18 horas

Los amantes del sexo tántrico explican que los orgasmos duran más y son más intensos, aunque siempre depende de la persona que lo practique. Sin embargo, Scott y Melanie McClure, una pareja estadounidense que lleva nueve años casados han conseguido que dure 18 horas. "Solo queremos compartir que existen muchas formas de tener orgasmos, y que en realidad no tienes que tener relaciones sexuales", cuenta Melanie a 'The Sun'.

"Especialmente cuando empiezas a alcanzar estados superiores de éxtasis orgásmico, todo puede hacer que se dispare: orejas, cuello, pecho, tocar el cuerpo por todas partes", añade. Scott, que reconoce no haber confiado en un principio, asegura que "es posible ser multiorgásmimo y estar horas sintiendo placer. La respiración me hizo sentir cosas maravillosas".

Fuente: elconfidencial / MF

Categoria: