Las Zonas Erógenas en el hombre y en la mujer


España.- Las zonas erógenas son aquellas partes del cuerpo humano que presentan una mayor sensibilidad, normalmente debido a que determinadas zonas del cuerpo presentan un mayor número de terminaciones nerviosas que aumentan la sensibilidad táctil. En un encuentro sexual, los estímulos táctiles se convierten en estímulos sexuales.

El estímulo por tanto de estas zonas erógenas, produce la excitación sexual de la persona. Sin embargo hay que destacar el papel de la mente y las emociones, ya que cuando el componente emocional es muy elevado, el hecho de tocar cualquier parte del cuerpo puede traducirse en un estímulo sexual, ya que toda la piel es una zona erógena (potencialmente) si recibe el contacto de alguien sexualmente atractivo...

La piel del ser humano posee una superficie de 18.000 cm2 y un millón y medio de receptores sensitivos. Se puede decir por tanto que la superficie corporal, la piel, es el órgano sensorial más extenso del cuerpo humano.
Cada persona posee mayor o menor sensibilidad en determinadas zonas, de tal forma que las zonas erógenas pueden ser un amplia zona de la piel o una pequeña parte de la misma, aunque lo normal es que hombres y mujeres posean zonas erógenas comunes, los más comunes son los órganos genitales.

Zona genital

Dentro de las zonas erógenas más específicas encontramos los genitales. En la mujer nos referimos más concretamente a:

El clítoris: Es el órgano del placer por excelencia en la mujer. Está repleto de terminaciones nerviosas, más que cualquier otra zona del cuerpo. La estimulación del clítoris provoca un alto nivel de excitación con el que se puede llegar facilmente al orgasmo, de hecho gran mayoría de mujeres se masturban acariciándose exclusivamente el clítoris.

La vulva: Es la zona de más accesible de los genitales femeninos, por tanto, en los encuentros sexuales, suele ser acariciada, besada y estimulada con facilidad proporcionando gran placer y ayudando a alcanzar un nivel óptimo de lubricación y excitación sexual.

El Punto G: Es un órgano conocido por su capacidad de provocar sensaciones de placer y un orgasmo intenso con su estimulación a través de la pared frontal de la vagina. Su estimulación se relaciona con la eyaculación femenina.

En el hombre nos referimos más concretamente a:

El pene: En el pene encontramos una red numerosa de terminaciones nerviosas que lo recorren a lo largo y ancho, sin embargo, es especialmente sensible en la zona superior, donde una simple caricia suele ser por norma motivo de excitación.

El prepucio o frenillo: Esta fina capa de piel posee una red de terminaciones nerviosas muy superficiales, debido al poco espesor de la capa de la dermis, por tanto puede ofrecer una fuente de placer si se la tiene en cuenta.

El glande: Es una zona de gran sensibilidad, debido también a su gran número de terminaciones nerviosas.

El escroto: La piel del escroto es muy sensible, por tanto el hecho de acariciar o besar esta zona provoca una sensación muy placentera.

Otras zonas erógenas

También pueden considerarse dentro de las zonas erógenas de la persona:

El cuero cabelludo
El cuello
Los labio
La lengua
Los pezones
Las mamas
El periné
El ano

Fuente:
El Aguamansa.com

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios