Lo que debes comer si tienes colon irritable

Lo que debes comer si tienes colon irritable

Esta enfermedad provoca cambios en el tránsito intestinal y dolores abdominales. Puede alternar la diarrea con el estreñimiento y está más que relacionada con la alimentación. Por ello en el siguiente artículo te diremos qué debes comer si tienes colon irritable y, por supuesto, qué alimentos deberías evitar.

¿Qué es el colon irritable?
El nombre correcto de este problema es síndrome de intestino irritable y puede tener diferentes incidencias según donde vivamos.

Por ejemplo, en los países industrializados puede estar relacionado directamente con el estrés y con la alimentación que llevamos.

También puede deberse al estado de ánimo, ya que este influye en las secreciones intestinales. Por ejemplo, si estamos ansiosos, enfadados o tristes el cuerpo segrega más cantidad de bilis.

Este elemento tiene la función de digerir grasas, pero también actúa como laxante. Por lo tanto, puede desencadenar una diarrea.

Hasta hace unos años el perfil de los pacientes con colon irritable correspondía a mujeres de mediana edad que trabajaban fuera de casa y tenían que ocuparse también de los niños.

No obstante, en la actualidad este problema afecta a todas las edades, incluso a los pequeños y jóvenes.

Si bien puede ser momentánea, el síndrome del intestino irritable es una enfermedad crónica que puede aparecer y desaparecer sin avisar. Básicamente se caracteriza por la distensión abdominal, el estreñimiento, la diarrea y la flatulencia.

Sin embargo, no es tan sencillo de diagnosticar porque comparte síntomas con la indigestión, por ejemplo.

Para determinar que se trata de este problema el dolor abdominal debe aparecer 3 días al mes durante 3 meses y, además, estar acompañado de, al menos, uno de los siguientes signos:

Aumento de síntomas según la forma o apariencia de las heces.
Aparición de síntomas tras los cambios en la frecuencia de las deposiciones.
Mejora de los síntomas luego de la evacuación.

¿Qué hacer si tengo colon irritable?
Aunque para cada paciente la dieta deberá ser diferente, hay algunas pautas que la mayoría de las personas con colon irritable deberían seguir:

Equilibrar el consumo de fibra

Por un lado se debe reducir la ingesta de fibra insoluble (que procede de los alimentos integrales) para no contribuir a mayores desequilibrios en el tránsito intestinal.
Por el otro aumentar el consumo de fibra soluble, que mejora la producción de las heces y la frecuencia de las deposiciones.

Evitar grasas y azúcares

Los alimentos ricos en grasa, los azúcares refinados y la fructosa (azúcar que se encuentra en algunas frutas) pueden aumentar los síntomas del colon irritable.

Prestar atención a las bebidas

El café y el té deben ingerirse de forma moderada. El alcohol evitarse lo máximo posible.
Asimismo, no podemos olvidarnos de los 2 litros de agua por día. Esto garantiza la hidratación de todo el cuerpo pero sobre todo en la formación de las heces.
El agua o las infusiones de hierbas (como la tila) combaten el estreñimiento.

Controlar el estrés
Es muy importante mantener a raya las preocupaciones, los nervios y la ansiedad. Aunque pueda parecer fácil decirlo, deberíamos hacer lo posible para no permitir que el estrés nos gane.

Muchas veces es una cuestión de actitud y de cómo nos tomamos cada situación. No te preocupes en exceso, no lleves los problemas laborales a casa, dedica tiempo para hacer lo que te gusta y duerme bien.

Si a eso le sumas una buena alimentación en poco tiempo podrás reducir los síntomas del síndrome de colon irritable.

Alimentos aptos para el colon irritable

Los hábitos alimentarios están más que relacionados con este problema. Los factores que más afectan son la frecuencia y la cantidad de comida ingerida.

Por ello se recomienda hacer más ingestas, pero de menor cantidad cada una.

Por ejemplo, si antes comías 3 veces de forma copiosa, ahora intenta hacer 6 comidas pequeñas (dividir a la mitad cada ración, básicamente).

No te olvides de masticar mucho cada bocado y de comer lento. Las prisas solo traen gases e indigestión. Tómate el tiempo para comer. Nada de terminarte un plato en 5 minutos o de comer mientras trabajas.

También sería bueno que mantuvieses una rutina en cuanto a horarios para comer. Esto quiere decir que debes desayunar, almorzar y cenar más o menos a la misma hora todos los días.

Las irregularidades en los hábitos cambian el funcionamiento del intestino y pueden causar dolores y molestias.

Te recomendamos, a su vez, que elijas alimentos blandos o triturados, ya que son más sencillos de digerir.

Muchas personas creen que el colon irritable se debe a la ingesta de gluten, pero esto no es así. Si bien hay pacientes celíacos que también tienen problemas intestinales, no todos deben eliminar el trigo de su dieta.

Para estar seguros es mejor realizarse un estudio médico.

Entre los alimentos permitidos para el intestino irritable destacamos:

Frutas
Te recomendamos que las consumas sin piel y, en lo posible, hervidas o cocidas.

Puedes comer manzana, sandía, pera, melocotón y plátano.

Verduras
Cocínalas al vapor para que no pierdan los nutrientes y sean más fáciles de digerir.

Las aptas son lechuga, espárragos, cebolla y ajo.

Legumbres y cereales

Los guisantes, las lentejas y la soja pueden ser grandes aliados si tienes colon irritable.

En el caso de los cereales te recomendamos trigo, centeno y cebada.

Lácteos
Si eres intolerante a la lactosa puedes consumir leches vegetales. De lo contrario, con que sean desnatados, los lácteos son aptos.

Fuente: Mejor con salud

CC

Categoria: