Olvídate de lo viejo: Estas son las prácticas sexuales que se han puesto de moda

Olvídate de lo viejo: Estas son las prácticas sexuales que se han puesto de moda

Te crees un transgresor por hacer la posición del perrito frente al espejo. O por practicar la posición del "pájaro carpintero". Esto no podría estar más lejos de la realidad, aún descubriendo el manual básico del buen amante.

Se trata de un conjunto de prácticas indicadas para ser realizadas por parejas sólidas y en armonía con sus intereses sexuales. Son personas a las que les gusta innovar en la cama y que están abiertas a sacar el máximo partido a su sexualidad.

El 'pegging' consiste cambiar los roles sexuales de la pareja: ahora él es el penetrado por su chica, gracias a un arnés con dildo incorporado

Puede que tú no seas tan atrevido, o tu pareja, y que estés feliz con las relaciones que mantienes con tu pariente. No es problema, pero no dejes de echar un ojo a lo que hacen los más aventureros en la cama. Lo cuenta la sexóloga Tracey Cox en 'Femail'. Igual hasta te animas.

1) "Pegging"

El "pegging", conocido también como BOB (bend over boyfriend), consiste cambiar los roles sexuales de la pareja: ahora será él el penetrado por su chica, gracias al arnés con dildo incorporado que ella lleva puesto.

Esta práctica fue la tendencia sexual más popular en 2016 y, lejos de ser una moda pasajera, se está convirtiendo rápidamente en algo que la mayoría de las parejas prueba al menos una vez en su vida.

Aunque el 'pegging' parece novedoso, en realidad lleva siendo tema recurrente en el porno desde hace décadas. El punto álgido de este acto sexual fue en 2001, año en el que el escritor, comentarista, periodista y podcaster estadounidense Dan Savage realizó un concurso al respecto en su exitosa columna 'Savage Love' ('Amor salvaje').

2) Bondage

No es necesario comprar mordazas de cuero, esposas, cadenas y otros utensilios que encontrarás en la sección de sadomasoquismo. El conocido como 'sexo bondage' –que proviene del término francés e inglés que significa 'esclavitud' o 'cautiverio'– es una tendencia relacionada con el BDSM que puedes practicar sin necesidad de florituras al estilo casero.
Siempre preguntando a nuestro acompañante si le parece y/o apetece atarnos de manos o dejarse amarrar las muñecas con una simple corbata; cubrirnos los ojos con un pañuelo; o inmovilizarnos con las mismas cuerdas de tender en una silla o cama, pueden dar un giro a nuestras relaciones sexuales y volverlas mucho más satisfactorias sin necesidad de que nadie salga dañado.

3) Estimulación anal

A pesar de en el ano hay numerosas terminaciones nerviosas, hasta hace poco se consideraba "antihigiénico" jugar con él, y una práctica reservada únicamente para las personas homosexuales.

En 2017, aproximadamente el 40% de las mujeres, de entre 20 y 24 años, han intentado practicar sexo anal y alrededor del 20% han tenido relaciones sexuales anales en los últimos tres meses.

Los hombres, en promedio, están mucho más dispuestos a tener sexo anal que la generación de sus padres, y tanto ellos como ellas admiten disfrutar del sexo o juego anal. De hecho, hay una gran variedad de juguetes sexuales diseñados especialmente para la estimulación anal.

La urolagnia es un fetichismo sexual enfocado a la orina y la micción. Orinar a tu pareja o hacer que esta lo haga sobre ti es excitante, para algunos

Según investigaciones recientes en los Estados Unidos, el 37% de las mujeres estadounidenses heterosexuales tienen relaciones sexuales anales (y otros estudios sugieren que la cifra es conservadora).

A las mujeres les produce mucho placer el sexo anal. Al respecto, como explica Betty Dodson, sexóloga conocida como 'la madrina de orgasmos', “la estimulación del nervio pélvico a través del recto puede conducir al placer en algunos aspectos sorprendentes”. Incluso algunas mujeres consiguen disfrutar más del sexo anal que del vaginal una vez lo dominan.

Para practicarlo es fundamental una buena estimulación previa, relajación y lubricar la zona. Un juguete erótico puede ser la mejor herramienta para empezar a practicar el coito anal.

4) Juegos con los testículos

Se trata de introducir los testículos del hombre en la boca de la mujer. Los saca y los mete, como si se tratrase de una felación. Obviamente, para la mujer no hay ningún placer físico, más allá del disfrutar dándole placer a su pareja. No obstante, a la mayoría de hombres les encanta que les estimulen los testículos y el escroto.

5) Duchas doradas

Se trata de la urolagnia, un tipo de fetichismo sexual o parafilia enfocada a la orina y la micción. Orinar a tu pareja o hacer que esta lo haga sobre ti es muy excitante, para algunos.

Los hombres son mucho más propensos que las mujeres a ser urófilos, y quieren que les orinen; las mujeres son mucho más propensas a ser las que hacen el pis sobre ellos.

A algunos les gusta la sensación de degradación o sumisión, tanto sobre sí mismos como sobre su pareja. Se trata de una de las prácticas sexuales en las que hay más tabú todavía hoy.

6) "Fisting" vaginal

El fisting vaginal, que consiste en insertar un puño dentro de la vagina, se practica desde hace años en la comunidad lesbiana, pero cada vez es más común entre heterosexuales.

El fácil acceso a la pornografía, redes sociales y aplicaciones de sexo casual como Tinder ha llevado consigo que los veinteañeros hayan crecido mucho menos inhibidos que las generaciones anteriores en lo que al sexo se refiere. Por ello es menos probable que clasifiquen las actividades sexuales como solo indicado para personas homosexuales o heterosexuales.

A pesar de seguir siendo un proceso que requiere mucho tiempo y paciencia, el 'fisting' ha saltado la barrera de "ni de broma hago eso" hasta "bueno, tal vez".

Fuente: elconfidencial / MF

Categoria: