¿Por qué se nos paran los pezones?

¿Por qué se nos paran los pezones?

Hombres y mujeres tienen cuerpos diferentes, pero comparten similitudes y una de ellas es tener pezones, aunque en el caso de los varones, estos no tienen utilidad.

Ya sea por frío, excitación o sin ninguna provocación los pezones pueden endurecerse y nosotros te contamos por qué ocurre esta erección de pezones.

La ciencia responde: ¿Por qué se paran los pezones?

Los mamíferos tienen pezones y en el caso de las hembras, estos tienen un rol clave para alimentar a los bebés. Para los hombres, se trata de un vestigio evolutivo que no posee ninguna función.

Ningún pezón es igual a otro, ya sea en color, tamaño o forma, pero sí hay algo que les ocurre a todos: los pezones se paran y endurecen cuando hace frío, estamos excitados o simplemente la ropa roza la zona al hacer ejercicio.

¿A qué se debe la erección de los pezones? La ciencia tiene la respuesta y según un reciente artículo publicado en la revista Nature, el que los pezones se paren y endurezcan se debe al tipo de células por las que están compuestos y su respuesta ante ciertos neurotransmisores.

Los pezones humanos están formados en parte por células musculares erectoras que tienen como función hacer que estos se paren ante ciertos estímulos, una persona no puede controlar cuándo sus pezones estarán o no erectos.

La erección de los pezones no cumple con ninguna función, es solo un vestigio que quizá fue útil para nuestros antepasados, pero igualmente el cuerpo se encarga de hacer que estos se endurezcan ante estímulos que son recogidos por el sistema nervioso simpático.

Estímulos como la excitación sexual, frío o roce por parte de la ropa hacen que se libere noradrenalina, un neutrotransmisor que llega al sistema nervioso simpático el cual da la orden para que las células especializadas de la zona se contraigan y, por ende, los pezones presenten una erección. El proceso es similar al que provoca piel de gallina o hace que los pelos de los brazos se paren.

Los pezones de una persona que está siendo estimulada sexualmente no necesariamente van a pararse y endurecerse, lo mismo en el caso del frío o el roce, ya que son proceso imposibles de controlar.

Además de servir para amamantar a los bebés en el caso de las mujeres, los pezones son una zona altamente erógena para ambos sexos.

Fuente: Vix

LR

Categoria: