Remedios caseros para no comerse las uñas

Remedios caseros para no comerse las uñas

Onicofagia es el nombre médico que se denomina el hábito de morderse las uñas. Puede estar causado por la ansiedad, los nervios o el miedo. Además de ser un problema estético también ocasiona heridas o infecciones en la piel, las cutículas y los dedos. Por ello es fundamental no comerse las uñas.

En este artículo te damos algunos remedios caseros para lograrlo.

Beber infusiones relajantes
Algunas hierbas, disponibles en las casas naturistas o dietéticas, pueden ayudarte a que reduzcas la ansiedad y los nervios y por ende dejes de comerte las uñas.

En la mayoría de los casos el estrés es el principal desencadenante de la onicofagia. Te recomendamos que emplees valeriana o pasiflora para lograr tu objetivo.

Ingredientes

2 cucharadas de la hierba elegida (20 g)
1 taza de agua (200 ml)
Preparación
Hierve el agua y vierte en una taza.
Añade la hierba escogida y permite que infusione durante 5 minutos.
Pasado el tiempo indicado, cuela la infusión.
Bebe antes de que se enfríe.

Apretar una pelota

Se pueden comprar en las tiendas o jugueterías y son las mismas que se usan, por ejemplo, para la rehabilitación de aquellos pacientes que han sufrido algún problema en el túnel carpiano.

Estas pelotas de goma que se pueden estrujar con mucha fuerza son una buena idea para derivar la ansiedad o la angustia y no comerse las uñas.

En momentos de mucho estrés no dudes en tener una lo más cerca posible.

Fuente: mejorconsalud

AJV

Categoria: