Cuidados generales y salud general del órgano reproductor masculino


El pene se destaca por estar expuesto, vencer la gravedad en situaciones extremas, ser curioso y llamativo. Muchos consideran al pene como un instrumento autónomo y autoeficiente del placer masculino. Lo cierto es que, además de ser la manivela de la excitación y la sensibilidad sexual, también es un órgano importantísimo de la salud general y no solo de la salud sexual.

Si bien muchos dicen que el pene no tiene jefe, la verdad es que hay que saber cuidarlo y darle mantenimiento, para que se encuentre en las condiciones óptimas que le permitan funcionar como buen soldado y quedar siempre a la altura de la situación. Así como el pene da placer, también puede ocasionar mucho dolor. Gracias a sus miles de terminaciones sensitivas, un dolor en el pene o en cualquier otro lugar del área genital resulta pavorosamente desastroso.

Pequeños cuidados y algunas buenas costumbres pueden evitar esas molestias penianas tan temidas.

Cuidados generales de la limpieza del pene

• El pene se lava todos los días durante el baño diario

• El pene se higieniza como cualquier otra parte del cuerpo, con agua y jabón neutro de preferencia, si no hay jabón neutro, utiliza el mismo jabón que usaste para el resto del cuerpo.

• Si el pene no es circuncidado debes retraer con suavidad el prepucio hacia abajo, y dejar que le caiga agua en abundancia.

• Si el pene es circuncidado, empuja hacia atrás la piel del pene y lava bien la cabeza o glande del pene.

• Luego del baño, hay que secar muy bien toda el área genital. Esto evitará la formación de hongos. Si pudiera, seque esta zona con un paño diferente al que uso para el resto del cuerpo para asegurarse que esté totalmente seco y limpio.

El buen amante mantiene su pene siempre limpio e higiénico

Cuidados del pene en sus cotidianidades

• Te despiertas con una erección matutina, ¿Qué haces? Empujas el pene hacia abajo y lo obligas a irse al sur? Mal hecho! Estas acciones pueden provocarte lesiones. Mejor dale algunos minutos y la erección desvanecerá sola.

• Si tienes una de esas erecciones imprevistas en el momento menos oportuno, también tienes que esperar que se te pase.

Piensa en algo poco sensual, continua lo que estés haciendo y lo de des importancia, ya que si empujas el pene erecto hacia abajo, lo aprietas con los calzoncillos o el pantalón, o haces cualquier acción parecida para desaparecer la erección estás provocando una lesión terrible del pene.

Puedes lesionar los ligamentos, tendones y músculos del pene, lo que en un futuro, hará que no tengas erecciones donde el pene esté mirando hacia arriba, sino que estará desviado hacia abajo o a un lado.

• Cuando cierres o abras la cremallera de tu pantalón, asegúrate que tu pene no esté en medio del camino o lo lamentarás! Sé precavido con el zipper del pantalón; abriéndolo o cerrándolo con cuidado evitaras un pellizco inolvidablemente doloroso.

• Nunca untes nada en tu pene que no sea especialmente recomendado para esa zona. Recuerda que la piel de los genitales es mucho más sensible que la piel del resto del cuerpo. Así que en el pene solo va el lubricante que compraste en la farmacia o la crema que te recetó el doctor por alguna razón.

• Si vas a una cámara de bronceado o a una playa nudista, mucho cuidado con la exposición de los rayos ultravioletas en tu pene. Estas exposiciones al sol, o al sol artificial, pueden hacer que la piel del pene se torne más gruesa, se irrite muchísimo y te cause gran malestar.

• Hacer el amor en lugares inusuales como al aire libre o en una piscina también pueden irritar o infectar la piel del pene, por el agua clorada de la sensual piscina o por la hiedra, el zacate o la tierra de donde estés haciéndolo, mejor coloca una manta y así harás el amor con más comodidad.

Los pequeños cuidados diarios te hacen tener un pene bien saludable

El pene en forma!

Sabias que el pene también se pude poner en forma? Pues claro que si! Resulta que el pene esta formados por dos largos músculos llamados bulbo esponjoso y bulbo cavernoso. El primero se encarga de la eyaculación y el segundo de controlar la erección. Ambos son igual de importantes para una buena vida sexual.

No vayamos a olvidar que además de esos elementos, el cerebro es un gran protagonista de la erección masculina.

Si el pene se encuentra bien entrenado, tendrá mejores presentaciones, no sabrá que es eso de la eyaculación precoz y sentirá mejores orgasmos, inclusive… múltiples orgasmos!

Para poner el sistema reproductivo masculino en forma, el hombre puede realizar los conocidos sexercicios, ejercicios para aumentar el placer sexual. Los sexercicios no trabajan directamente sobre los cuerpos cavernosos del pene, pero si sobre el resto de músculos aledaños relacionados con la erección y el orgasmo.

Con la práctica, la perseverancia y el tiempo, los llamados ejercicios de Keggel, parte de los sexercicios, pueden proveer al hombre de varias erecciones sin eyaculación, lo que le brinda más de un orgasmo en la misma sesión de sexo y pasión.

Si el hombre sufre de eyaculación precoz, ciertos ejercicios especializados pueden ayudarle a controlar su pene y lograr, más adelante, que este funcione de acuerdo a los deseos de su dueño.

Con estos ejercicios mencionados, se aprende a controlar la parte muscular de la excitación y si a esto le sumamos un autocontrol de nuestro parte hacia nuestras ansias y deseos, el resultado será una gratificante noche de sexo!.

Fuente: Derf

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios