Para formar parte de la información

Antonio Sánchez García´

Trump, cuba y Venezuela

Antonio Sánchez García's picture

Transcurriendo el año 2000 y en vísperas de la segunda asunción de mando de Hugo Chávez Frías bajé a La Guaira a recoger a mi amigo Marco Aurelio García, que venía en representación de Lula da Silva a participar de los eventos diplomáticos organizados a tal efecto por el gobierno bolivariano. Era la primera vez que nos veíamos desde que viniéramos desde Paris a Caracas a participar en un Congreso Latinoamericano de Filosofía. Habían transcurrido trece años, pero las certidumbres ya nos habían cambiado irremediablemente.

La mesa frente a la OEA

Antonio Sánchez García's picture

A Asdrúbal Aguiar

No es ningún misterio que existe una profunda desavenencia entre lo que siente, piensa y anhela la inmensa mayoría de los venezolanos - llamémoslo pueblo o sociedad civil, poco importa - respecto del régimen dictatorial que nos abruma y lo que sienten, piensan y anhelan quienes usurpan esos sentimientos, esos pensamientos y esos anhelos para los fines y ambiciones particulares de sus partidos. Cual más, cual menos.

Sofía Imber, in memoriam

Antonio Sánchez García's picture

Estaba profundamente fastidiada por su circunstancia. Ser llevada de un lado al otro en silla de ruedas, tener que contar con una asistente para realizar sus tareas más nimias, tal como se lo contara a Diego Arroyo Gil, la fastidiaba hasta extremos insoportables. Imposible de estarse quieta, ella, un volcán en permanente erupción, por lo cual exigía ser paseada por su chofer por las calles de su ciudad dos o tres horas diarias hasta agotar sus ansiedades. Que siempre fueron inagotables.