Mitos y verdades de los implantes mamarios


¿Son perjudiciales? ¿Cuál es la edad mínima para ponérselos? ¿Pueden obstaculizar la detección de un tumor mamario? Son algunas de las inquietudes que aclara el doctor Luis Meneses, docente de la Universidad Andrés Bello.

Los implantes mamarios se han transformado en un recurso para las mujeres que buscan acabar con un complejo o simplemente lucir más atractivas. Actualmente, existen técnicas y materiales que han permitido dar al busto un aspecto más natural y reducir al mínimo los riesgos de complicaciones postoperatorias.

Sin embargo, aún persisten creencias respecto a los problemas que pueden generar estos elementos. “Debido a que durante muchos años se temió que el implante de prótesis mamarias, particularmente las de gel de silicona, fueran perjudiciales para la salud, en 1997 un comité de expertos del Instituto de Medicina de los Estados Unidos realizó un análisis de la evidencia científica disponible al respecto concluyendo que, en general, el implante de una prótesis mamaria en el organismo no es causante de enfermedades en los pacientes. Sin embargo, esto no significa que el procedimiento de colocación y uso de una prótesis mamaria esté exento de complicaciones locales”, comenta el doctor Luis Meneses, docente de la Escuela de Medicina de la Universidad Andrés Bello.

“Como en cualquier procedimiento quirúrgico, en esta técnica de implantes mamarios pueden ocurrir eventos indeseables como la pérdida del contenido con la consiguiente disminución de volumen, infección, la contractura capsular y la extracción del implante entre otras, que tienen una frecuencia no menor en dependencia del tipo de prótesis y el objetivo por el que se implantó”, agrega.

Edad mínima

Hace muchos años que los implantes mamarios dejaron de ser un elemento exclusivo de las modelos televisivas y cada vez son más jóvenes las mujeres que optan por colocarse implantes. Sin embargo, hay recomendaciones para las edades mínimas de colocación de prótesis y dependerá de los motivos que la condicionen, por ejemplo, por reconstrucción o por aumento de volumen cosmético.

“Con fines reconstructivos, los implantes, tanto de solución salina como de gel de silicona se recomiendan a cualquier edad. Con respecto a los implantes con el fin de aumentar el volumen mamario, se deben considerar dos aspectos: primero, que la persona que los use tenga madurez suficiente como para entender sus cuidados, riesgos y complicaciones y, segundo, que sus mamas hayan alcanzado pleno desarrollo. En los Estados Unidos, la FDA (Food and Drug Administration) recomienda la comercialización de prótesis con el objetivo de aumento de volumen cosmético solamente a partir de los 18 años para los de solución salina y a partir de los 20 para los de gel de silicona, esto último debido al riesgo de rotura subclínica involucrado en este tipo de prótesis”, explica el doctor Meneses.

Cáncer

En la portadora de un implante, la evaluación de la mama mediante imágenes y el diagnóstico de una lesión sospechosa de cáncer puede ser mucho más difícil y exigente, tanto con la ecotomografía mamaria como con la mamografía, ya que con frecuencia esta última requiere de una serie de maniobras de posicionamiento y compresión que son mucho más difíciles de lograr debido a la presencia de la prótesis.

“Por este motivo, en la mujer con implantes se requiere además de una resonancia nuclear magnética para una mejor evaluación de lesiones ocultas o difíciles de interpretar, lo que por supuesto resulta en un encarecimiento de la vigilancia del cáncer mamario”, dice el docente de la U. Andrés Bello.

Respecto a la posibilidad de que se rompa el implante debido a la presión que se realiza en la mamografía, el profesional subraya que “la aplicación de presión excesiva, no solamente durante una mamografía, sino también por un traumatismo enérgico sobre el tórax podría dañar la prótesis con la consiguiente filtración del gel o la solución que contiene a los tejidos de la mama”.

Otra de las creencias es que una mujer con implantes tiene más posibilidades de desarrollar cáncer que una que no los tiene. Según el doctor Meneses, “hay abundante evidencia científica que demuestra que no hay una asociación entre los implantes mamarios, particularmente los de silicona, y el desarrollo de un cáncer en los seres humanos, ni cáncer de mamas ni cánceres en otros órganos”, concluye.

Fuente:
Universia.cl

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios